GOOD BYE

2 Jul

Sabéis que despedirme no me gusta un pelo y soy más de mirar atrás que adelante. Siempre le doy mil vueltas a lo que dejo, lo que echaré de menos, lo que fue, lo que podría haber sido. En fin.

La farewell party comenzó con un mercadillo para Orfanatics (me ha pegado ahora por eso), y fue sorprendente ver cómo acabaron con todo. Conseguimos recaudar más de ocho mil rupias (unos 100 euros).

20140621_153337 20140621_153326

La fiesta estuvo muy bien, pero por desgracia tuvimos nuevamente un problema en la entrada del Dublin (discoteca) y en un gesto de solidaridad con los hombres, nos fuimos todos a casa. Aunque he de decir que algunos nos montamos nuestra fiestecilla en la calle con los altavoces del coche.

IMG-20140622-WA0011 IMG-20140622-WA0007

 

IMG-20140622-WA0009 (1)

Al día siguiente, puesto que no estábamos demasiado cansados y sin embargo sí teníamos mucha hambre, nos fuimos a tomar el último brunch al Hyatt y a visitar a unos amigos. Si beber quita las penas, no hablemos de comer. Tengo una teoría que siempre defenderé a capa y espada y es que comer quita hasta el miedo. Y si no me creéis probar a ver una película que os acojone con y sin palomitas.

Y el lunes después de dejar la maleta preparada y hacer una visita express a Saravana Store para cambiar un par de cosas, me acerqué a despedirme de la gente de Christ of Faith Home.

 

Fue bastante duro, por qué voy a negarlo.Y eso que algunos niños ni siquiera se estaban enterando de que me iba para siempre, cosa que aún me entristeció más. Así que me fui de allí llorando ya para el resto del día.

Por la tarde-noche quedamos para ver un partido del mundial y despedirnos nuevamente de los amigos más allegados y les llevé a todos un ejemplar de mi libro dedicado. Como decía una amiga “Ha venido a hablar de su libro” ja!

Además pasé el relevo de Orfanatics a Izaskun y Alex, por lo que ahora serán ellas quienes irán cada mes a realizar y entregar las compras al orfanato, para poder seguir haciendo así las donaciones. Sé que hay mucha gente dispuesta a seguir ayudando y era una pena que desapareciese el proyecto, por lo que estoy muy agradecida por que hayan decidido echarme una mano. Sin alguien allí yo no podría continuar, así que las voy a nombrar las heroínas de mes.

La cena en sí, fue una velada corta en Bella Ciao y el adiós apenas se extendió también un par de minutos. A veces es mejor no hacer largas estas cosas e irse sin mirar atrás para no romper a llorar. Porque despedirse de la gente es una cosa, pero despedirse de la gente sabiendo que quizá no la vuelvas a ver es otra. Mejor no pensarlo. En cualquier caso, también sé que por mi parte haré lo que esté en mi mano para volver a reunirme con ellos.

Y al día siguiente, como si se tratase de un viaje más, cogimos las maletas y salimos para el aeropuerto. Sorprendentemente nuestro conductor, Vinoth se puso a llorar, yo me puse a llorar al verlo y aquello casi se convierte en el buque de las lamentaciones.

20140624_081448

Al igual que en nuestro primer viaje, Mercedes nos pagaba la vuelta en Business. Así que fue entrar al aeropuerto y que se nos quitaran todas las penas, como aquel que dice. Sobre todo porque como antes decía, comer es un inhibidor de la tristeza y desayunamos tres veces. En el lounge de Chennai, en el avión a Dubai y en el lounge de Dubai. Y sumando a eso, las comodidades de viajar en Business, he de decir aunque suene a chiste, que ambos vuelos se me pasaron volando.

20140624_082857 20140624_095754

Desde entonces ya ha pasado una semana y aunque he buscado un hueco para sentarme a contaros esto, os prometo que no lo he encontrado.

Los primeros cinco días en Madrid una innumerable cantidad de eventos gobernaba mi agenda, pues a fin de conseguir ver a la gente hacía malabarismos con las horas.

IMG-20140630-WA0002 IMG-20140627-WA0002IMG-20140629-WA0020 20140626_201338

Y a partir de este lunes en que dejé a Víctor en el aeropuerto y me vine a Valencia, no han parado de sucederme infortunios: me constipé, me cancelaron el curso, ingresaron a mi abuelo…

Pero como esta mañana hemos podido llevar a mi abuelo a casa y puedo venir a visitarlo los fines de semana, he decidido a última hora que me voy a hacer el mismo curso de creatividad a un chalet en Aranjuez. Incubation Creative Camp, se llama. Vamos, una especie de GH para hipsters en la que yo soy la reserva, pues voy a llegar a la casa cuando todo el mundo ya lleve allí dos días.

Y ahora sí que sí… Aunque algunos seguidores me alentasteis a continuar con el blog en Alemania, el objetivo inicial del mismo era contar mis aventuras en la India, así que he tomado la decisión de cerrarlo.

Creo que mucha gente acaba abandonando sus blogs y me parece mejor idea terminarlo y quizá, si me veo con ganas, empezar otro en Alemania. Porque como alguien dijo una vez “En la vida lo que a veces parece un final es realmente un nuevo comienzo” Pero no os preocupéis que si creo otro blog os lo haré saber, o quizá lo llame “La vida de Pi(Q) en Alemania” para que lo localicéis rápidamente. ¿Quién sabe?

Como antes decía, no me gustan las despedidas, pero quiero agradeceros vuestra fidelidad a “lavidadepicu”, pues ha sido un auténtico gustazo escribir por y para vosotros. GRACIAS 🙂

Picu

 

Anuncios

A TRES DÍAS DE IRNOS

21 Jun

Como predije en el pasado post, la semana ha sido de lo más intensa.Y eso que ni siquiera ha acabado.

El lunes fui a ver el libro de prueba a la editorial y me quedé gratamente sorprendida por la calidad del mismo. Había mega-subestimado el resultado, esperando incluso encontrarme alguna hoja del revés y no sólo estaba todo correctamente colocado, sino que habían utilizado material muy pero que muy decente. Y yo, felicísima, por supuesto.

 

Al día siguiente me despedí de la clase de inglés y casi me voy de allí llorando. Me hicieron dar un speech de despedida y varios compañeros se levantaron también a decir algunas palabras. La profesora llamó al manager de la academia y además de hacernos unas fotos, me regalaron un libro y una pulsera. Si me hubiesen dicho dos semanas antes que eso iba a ocurrir, no me lo habría creído, ya que a veces peco de demasiado sincera. Déspota, si me apuras. De hecho, habría puesto la mano en el fuego por que me echaran, antes que por que eso ocurriese.

Pero creo que todo el paripé tuvo lugar, entre otras cosas, porque la profesora descubrió que le iba a regalar mi portátil antiguo a un chico de clase al que apenas conocía. Y eso le llegó dentro. Descubrió que bajo mi mal genio, había un corazón. Incluso habló de mi como de un ser espiritual y me prometió que escribiría un poema sobre ello.

Desde luego que podría haber sacado algo por el ordenador, pero aquel chico había dejado claro que no tenía. Venía de una familia humilde, puesto que también confesó que su cuñada había vendido sus joyas para pagarle los estudios. Así que, aunque no sabía ni su nombre, y lo único que había recibido de él había sido un par de eructos, una vez que se sentó a mi lado en clase, me sentía en la obligación de dárselo.

Por supuesto, mi gesto fue sobrevalorado, ya que en nuestro país, seguramente si hubiese querido regalarle ese ordenador a alguien, me lo hubiesen tirado a la cara. Pero claro, imaginad al chico que lo recibió. Creo que desde ese día tengo cabida en sus oraciones. Hasta me escribió un mail desde el ordenador, invitándome a su casa a conocer a su mujer. Quizá si hubiese tenido tiempo.

El miércoles fui a Parrys a por material escolar para el orfanato. No sé si alguna vez os he hablado de este barrio, pero poco tiene que ver este lugar con la ciudad de la luz (París). Ya he ido dos o tres veces y nunca deja de sorprenderme la miseria de ese sitio, tan diferente a lugares por los que normalmente nos movemos en Chennai.

Allí hay innumerables chabolas donde tienen cabida tanto cabras como personas, ricskshaws por doquier, ancianos realizando trabajos forzosos, calles estrechas por las que apenas se puede caminar por estar atestadas de basura, vehículos de toda índole y gente… En fin, podemos decir que la India profunda se encuentra allí.

20140618_132723 20140618_123544

Mientras me preparaban el material escolar, se me ocurrió ir a darme una vuelta en busca de algo más de ropa para el mercadillo y guiada por un tendero me adentré en un edificio a través de estrechos pasadizos. Cuando volví a salir de allí, con las manos vacía, pensé por un momento que podía no haberlo contado. Yo no soy una persona miedosa, pero estoy segura de que mi madre en su sano juicio no me habría dejado entrar ahí.

20140618_132449

Ese mismo día terminé con las clases de bollywood y conChikni Chameli, la coreografía que estábamos ensayando. Es un poco difícil practicar un baile de un estilo musical, mientras en la misma sala ( como mi comedor de grande) ensayan algo distinto. Es complicado hasta que os lo podáis imaginar, porque nunca os habréis encontrado con nada así. Pero sí, en el mismo momento, en el mismo sucio, pequeño y destartalado lugar, una docena de personas se pueden reunir para bailar 4 estilos musicales diferentes. A los hechos me remito.

El jueves, me fui de comida de reencuentro con las chicas, pues aquí siempre que unos llegan, otros se van y teníamos que ponernos al día de todo. Pasamos un rato de lo más agradable comiendo, charlando y tomando mojitos en el Kipling. Primer lugar en el que tuve el gusto de cenar en mi primera noche en Chennai, así que de alguna manera, puedo decir que cerré el círculo.

IMG-20140621-WA0006

Y por la tarde, tras terminar la compra del orfanato, recogí los libros, que sorprendentemente estuvieron listos a tiempo. Será que India está cambiando ahora que nos toca irnos…

20140620_093126 (1)

¡Ah! Y recordad que si queréis uno, me lo podéis pedir también por aquí.

El viernes, después de hacer entrega de la donación al orfanato, pude terminar con las compras del “Picu´s Indian market” y dejar todo preparado para la mudanza.

20140620_093010

Cuando han venido a por las cosas esta mañana, tenía los dedos cruzados para que todo cupiese. Pero finalmente, sí. Se han llevado todos los bultos, y si nada se tuerce, en 10 días estará en Valencia.

20140621_104024 (1)

Y ahora os dejo, que quedan pocas horas para la fiesta de despedida, y mucho por organizar.No os digo que me deseéis buen viaje, porque volando en business con Fly Emirates, sé por experiencia que se me va a hacer corto 😉

PD: Todavía sigo debatiéndome entre seguir con la Vida de Picu en tierras alemanas o no. Es que no lo veo tan interesting. ¿Sugerencias?

 

 

INDIA, I WILL MISS YOU

14 Jun

En nuestra última escapada a Pondicherri, no sólo disfruté de todo lo que os dije que me había propuesto (buena comida, cervecitas y playa), sino que además pude comprar más cosas para el mercadillo y conocer a unas chicas majísimas.

Sin lugar a dudas, Víctor fue el hombre de Pondi, rodeado de seis mujeres todo el día, con nuestras cosas de mujeres, ya me entendéis. Pero he de reconocer que nos aguantó con mucho arte, dejándose llevar por lo que decidía la mayoría.

20140608_135854 IMG-20140608-WA0010

Durante el fin de semana también tuvieron lugar algunos percances, como el hecho de que me picara una medusa en la pierna mientras me bañaba. O mucho mejor, que un conductor de “autorickshaw” nos llevase a las 11:30 de la noche a comprar alcohol a un lugar clandestino, donde un traficante de latas de cerveza nos intentó estafar. Como si estuviésemos haciendo algo ilegal como ir a pillar droga a las 5 de la mañana, pero con la diferencia de que no llegaba a media noche, íbamos en un tuc-tuc y se trataba de cervezas. En fin, this is India… Y por supuesto, todo esto son anécdotas que una se lleva pa´la saca.

De hecho, son absurdeces como ésta, las que hacen de este país un lugar tan original y de sus gentes seres entrañables.

Si hace unos meses me lo hubiesen dicho no me habría imaginado lo mucho que me está pesando despedirme de este sitio.

Llevo unos días un poco sensible, pues todavía no me creo que la vuelta sea definitiva. Después de un año y medio construyendo poco a poco mi hogar, mi grupo de amigos, mi rutina…Cuando más hecha me siento a la India, me toca despedirme.

Entenderme, sé que allá donde vaya estaré feliz, o al menos espero estarlo, pero siento que me queda mucho por vivir en este lugar, y el tiempo se me escurre entre las manos.

Y lo peor de todo, es que tengo la certeza de que no voy a volver, al menos no en un futuro próximo. Lo sé. Tengo buenos amigos en otras partes del mundo. En lugares que aún me quedan por descubrir y que por lo tanto, siempre estarán por delante de la India.

Sin embargo, tengo claro que si tengo la oportunidad, y nada me lo impide, vendré a Chennai dentro de diez años, pues me encantará reencontrarme con los amigos que tengo aquí, visitar el orfanato, y ver lo cambiadas que están las cosas para entonces.

Sólo me quedan 10 días, y aún tengo pendiente imprimir el libro…que como no esté antes del próximo viernes, me veo llevándome las 100 copias en la maleta y viajando con lo puesto. Pero esto era algo con la que ya contaba cuando me arriesgué a confiar en una editorial India. Al menos, cuento con la ventaja de los 4 días que di de margen, sabiendo que se retrasaría. Si es que ya nos conocemos.

La próxima, será una semana intensa, lo veo venir. Tengo que pelear con la editorial, terminar las compras del mercadillo, las clases de inglés y baile, organizar la despedida, preparar todo para la mudanza y hacer la donación de Junio de Orfanatics.

Y hablando de donaciones, ayer en el orfanato, disfruté de los niños aún más de lo habitual, quizá porque sé que tengo los días contados. De hecho estuve grabando videos y haciendo fotos para tener bonitos recuerdos de lo vivido con ellos.

Estaba con la sensibilidad a flor de piel, y no me costó echarme a llorar cuando me enteré de que iban a adoptar a Suti, una de mis nenas favoritas. Me habría alegrado por cualquiera, pero que fuese ella me hizo emocionarme. Observar su grandes ojos ilusionados mientras me señalaba las fotos de la que va a ser su familia, fue increíble.

20140613_132844

Minutos después, con Sanguita (mi otra debilidad) correteando entre las piernas, deseé llevármela conmigo…¡Ay mi pequeña arañita, cuánto te voy a echar de menos!

20140606_125924

Pero no. Los kilos de sobrepeso con los que llegue a España vendrán en mis carnes y en las maletas y no en forma de una pequeña india, mal que me pese.

¡Que terminéis bien el fin de semana!

PD: España aún puede remontar y si no, pues eso que nos ahorramos. Así que hacer como nosotros ayer y celebrarlo tanto si pierde como si gana.

906282_10152488963924939_4610323457460353439_o

 

AUTOPUBLICARME

6 Jun

Hasta hace poco creía que escribir un libro era todo un reto, pero me he dado cuenta de que el verdadero reto está en publicarlo (o al menos lo está siendo para mi). Y eso que en este caso se trata de una autopublicación. ¡Qué triste!

Pues no creeréis que alguna editorial va a escoger mi novela y la va a publicar “por la patilla” ¿verdad? Podría ser, quién sabe. El mundo está lleno de gente incompetente y quizá a algún editor majareta se le antojara que podría tratarse de un best seller. Hoy en día nada me sorprende.

Pero aunque estoy feliz de haberla podido terminar, no me he enamorado de mi novela hasta el punto de no ver mis errores. Soy una novata con todas las letras y he cometido de la A a la Z, todos los errores que un escritor nobel cometería. Sin saltarme ninguno. Y no ha hecho falta el rapapolvo de un corrector profesional, para percatarme de ello.

Sin embargo, Víctor, que además de novio y mecenas es mi conejillo de indias, la ha leído y le ha gustado bastante. Será que me quiere mucho, que me tiene mucho miedo o simplemente, que no está tan mal.

En cualquier caso, presa de la emoción tras el final de la lectura me animó a buscar una imprenta y negociar 200 unidades de mi novela. ¡Ale! La casa por la ventana. Y además, todo para antes de que vengan a hacernos la mudanza. Tic-tac-tic-tac

Así que llevo una semana muy pero que muy estresante investigando cómo maquetar, registrar e imprimir “En las garras del Tigre Tamil” en menos de 10 días laborables. ¿No hay un manual para tontos? En plan, “Manual de publicación de una novela para Dummies” Seguro que si sacase éste último me forraba.

El caso es que teniendo el título de técnico auxiliar de diseño gráfico, debería manejarme en Indesign con la punta del pie. Pero resulta que no soy muy amiga de Adobe, y el último día que toqué un programa de maquetación o diseño, fue el mismo día que me dieron el título. ¡No tengo paciencia! Me supera, de verdad. Mi cabeza va muy rápida y mis manos son muy torpes y lentas.

Menos mal que tengo buenos y solidarios amigos y tanto la portada como la maquetación me han caído del cielo. En eso sí que he tenido suerte.

Captura de pantalla 2014-06-06 a la(s) 21.13.10

En cuanto al tema de protección de derechos de autor, he decidido que aunque sí la voy a registrar, no voy a solicitar ISBN. Hoy en día ya no es obligatorio, y además de que cuesta dinero, tienes que esperar más de un mes para recibirlo, así que se me quedaría fuera de plazo. Una cosa menos.

Entonces ya con el texto corregido, el libro maquetado y la portada, sólo me faltaría imprimirlo, y las prisas vienen porque estamos casi convencidos de que aquí en India puede salir más barato. Sin embargo, si eres un seguidor asiduo de la vidadepicu, sabrás que a los indios no se les caracteriza por el don de la rapidez ni del perfeccionismo. Así que si consigo un buen precio voy a tener que estar muy encima para que el libro no llegue tarde y mal. De momento aún estoy esperando presupuestos.

Y por lo demás, no tengo queja. En las clases de inglés parece que empiezo a entenderme con la profesora; en bollywood voy pillando los pasos demostrando ser un poco menos patizamba; en el orfanato sigo disfrutando de mis últimos días con los peques; y el “Picu´s Indian market” va viento en popa. La duda que me empieza a asaltar respecto a esto último, es si me tendré que quedar yo para en mi lugar poder llevar todas las cosas. Tengo el armario hasta los topes.

En cuanto a ocio, el sábado pasado  tuvimos una fiesta de inauguración en casa de Izaskun y el domingo pudimos hacer una escapada a Mahabs, y disfrutar por última vez de una estupenda comida en el Moonraker.

20140601_151542 20140601_155903

Y este fin de semana, para desconectar de todo, nos hemos venido a Pondicherri con unas amigas. Ya estuve una vez, pero no se puede decir que viera mucho, porque aunque está a tan solo 150 km de Chennai, se nos fue prácticamente el día entre ir y volver, así que en esta ocasión nos quedamos todo el fin de semana aquí. Me conformo con bañarme en la playa, comer bien, beber alguna que otra cervecita y tener algún rato para leer.

El verano está a la vuelta de la esquina ¡Disfrutad de vuestro fin de semana! 🙂

 

PICU´S INDIAN MARKET

30 May

A menos de un mes de marcharme de este lugar, no hago otra cosa que pensar en la manera de llevarme conmigo parte de la India. Así que además de mis vivencias, fotos y productos, estoy aprendiendo a bailar un poco de bollywood y a cocinar comida India.

Es curioso que teniendo tiempo para aburrir, no haya sido hasta el final de la estancia cuando haya abordado estos temas.

En cuanto a los idiomas, aunque sería increíble volver hablando algo de hindi o tamil, soy consciente de mis aptitudes. No soy ninguna proeza con las lenguas y prefiero no meterme en un berenjenal así.

Sin embargo ,aprender a preparar comida india es un reto más viable. Cocinar es algo que se me da bastante bien y sin seguir ninguna receta me atrevo con cualquier cosa. Será que me gusta comer bien. Pero a pesar de ello,  no estoy tan familiarizada con el uso de las especias indias así que necesito  alguien que me oriente, y ese está siendo el principal problema. Encontrar a alguien.

El otro día pillé por banda a mi maid para que me ayudase a hacer un arroz “biriyani”, una de las especialidades del sur de la India que nos encanta a Victor y a mi. Y me dijo “ biriyani teriyaaaa!”, que viene a ser algo así como que no tiene ni idea de hacerlo. Entonces me puse en contacto con una ex-compañera y me dijo que tampoco sabía. Y mi profesora de inglés, tres cuartos de lo mismo. Seguiré buscando a alguien y si no acabaré por descargarme alguna receta, aunque no sea tan auténtico.

Pero tranquilos que compartiré toda mi sabiduría y experiencias con vosotros en el Picu´s indian market que tendrá lugar en Valencia en el mes de Julio.

Decidí  hacerlo por dos motivos:

-Debo llevar la India a todos los que no habéis podido venir a verme.

-Necesito sacarme algunas pelillas para sentirme productiva, ya que de momento por escribir no he llegado a facturar ni 50 euros.

Os pongo un adelanto de algunos de los productos que tendréis a vuestra disposición en el mercadillo: faldas, colchas, fulares, pulseras, collares, tobilleras, libros, especias…Además, si queréis, podéis adelantaros y hacerme ya vuestros encargos.

20140528_161621 20140528_162159 20140528_152857

(fotos de algunas de las faldas= 10 euros)

IMG-20140528-WA0014

(colcha king + 2 fundas de cojín= 15 euros)

Y por lo demás, poco que contar. El domingo pasado, para no perder mis raíces, hice un arroz a banda con allioli. Y por la tarde fuimos a ver unos monólogos. Por lo visto los primeros que tenían lugar en Chennai.

Ver a los indios riéndose de ellos mismos, de su cultura y quitándole hierro a temas tabú como el sexo o el alcohol, solo puede ser positivo para esta sociedad, y desde luego un rato entretenido.

20140525_211055

Me voy de cena ¡Que tengáis un buen fin de semana!

 

 

IBA TAN CIEG@ QUE…

22 May

así es como empieza todo. Bueno, no todo. Me refiero más bien a esas anécdotas que una servidora considera que son dignas de recordar. Por ello, entre otras cosas, decidí crear esta página.

¿Objetivo? Que historias tan grandes no caigan en el olvido, que habléis sin pelos en la lengua, que os sintáis identificados con otras locuras, pero principalmente, sacaros una sonrisa.

Es cierto que muchas de las historias que cuento son mías, y no soy de tener miedo al “qué dirán”, pero puesto que mi padre ya ha amenazado con cambiarse el apellido, no voy a entrar en detalles a cerca de cuales me corresponden y cuáles no.

Me encantaría que esta página fuese el fondo de pantalla en vuestros días de resaca. Y cuando un domingo tirados en vuestros sofás os acordéis de la que liasteis la noche anterior lo compartáis para que todos podamos reírnos con vosotros. Recopilemos juntos historias para que no caigan en el olvido. ¿Os animais?

La idea en sí, me surgió después de “liarla parda” el sábado, pero dejaré los detalles para la página: iba tan ciego que…

IMG-20140518-WA0004

IMG-20140518-WA0005

Y por lo demás, fui con Víctor a ver la actuación de “Hot steps”que me pareció muy entretenida, aunque no precisamente profesional, si no más bien una función escolar. Y por supuesto durante la misma acontecieron muchos de los tópicos indios: tarde, desorganizado, música excesivamente fuerte…

20140517_203126

El lunes empecé con las clases de baile. Y puesto que elegí rock and roll, nos pasamos la hora haciendo una coreografía de Grease. ¡Qué torpecita soy con los pasos! Allá donde hay que poner la derecha siempre pongo la pierna izquierda. Este no es país para lefties. Bueno, ni este, ni ninguno. En este tipo de cosas seguimos siendo unos incomprendidos. Para alumno zurdo, profesor zurdo. Así debería ser.

Pero bueno, el miércoles una amiga decidió acompañarme y le pedimos que nos enseñase bolliwood. Y entre risa y risa medio hicimos la coreografía. Y así va a ser a partir de ahora, lo cual me hace ir mucho más motivada, la verdad.

También he empezado a ir a clase de inglés en una academia que ya conocía cerca de casa. Estoy el nivel más alto, el tres. Y si no fuese por que tanto el horario como la ubicación son perfectos, hoy mismo me habría ido en mitad de la clase.

Empezando porque la profesora tiene un marcado acento indio y explica en “hindi” o “tamil” a los compañeros que tienen dudas, que el 70% del tiempo lo pasamos copiando gramática de la pizarra y acabando porque cada vez que oigo a mis compañeros no sólo desaprendo inglés si no que una neurona muere dentro de mi.

De verdad, no exagero. Creo que mi asistencia no es fructífera para ninguna de las dos partes. Para la profesora desde luego no, ¡pobre!. No lo he podido evitar y ya le he puesto en duda su sistema educativo en dos ocasiones, pidiéndole que por respeto se dirija todo el rato en inglés a nosotros, y ofreciéndome a hacer fotocopias para no copiar los fragmentos de ese antiguo testamento que hace llamar libro de inglés.

La mujer se defiende diciendo que tiene mucha experiencia. Eso seguro, si todos los profesores aquí son como ella empezaría a entender muchas cosas. Sin embargo es simpática, amable y me aguanta con filosofía. Así que seguiré yendo. Por eso, y porque me han pillado por banda para que pague. No está bien visto hacer clases de prueba durante toda una semana.

Y además de todo eso, sigo ejercitando mi faceta literaria. Esta vez he escrito un cuento llamado “La hija del planchador” inspirado en la India, que podéis encontrar en el apartado de Picuentos.

Los únicos planes que tengo de momento para este fin de semana son: quedar de nuevo para a ver el partido de la Champions (plan que obviamente surge de mi novio), ponerme al día con GOT (Juego de tronos) y reunirme con mis ex-compis del British Council para comer.

¡Disfrutad de vuestro finde!

 

¡VINOTH HA TENIDO UN VINOTHITO!

16 May

Parece que fue ayer cuando creé Orfanatics y  ya ha cumplido un año.  El tiempo me pasa demasiado rápido.

Pero he descubierto algo que tengo que compartir con todos vosotros. El tiempo de los indios  va más rápido aún. ¡En serio!

Si alguna vez os habéis escandalizado por que algún amigo vuestro en menos de un año se ha echado novia y se ha casado, aquí  eso se queda corto. En la India no existen los noviazgos y del matrimonio al primer hijo no pasan más de 9 meses.

Hace tiempo, si no recuerdo mal, os hablé de cómo funcionaban los matrimonios concertados, e incluso apuesto a que os dejé caer  en algún post que nuestro chofer se casó mientras yo pasaba el verano en Valencia.

Por si no lo recordáis, él no conocía  nada de su futura mujer a excepción de su aspecto físico y un par de palabras que había cruzado con ella el día en que  ambas familias decidieron “firmar el acuerdo.”

Desde entonces y hasta la boda que tuvo lugar  tres meses después (el pasado 11 de Julio) , no se volvieron a ver. Y un mesecito después de que les declararan marido y mujer, cuando ya habían perdido las vergüenzas y empezaban a conocerse, Vinoth pudo demostrar su virilidad dejándolo embarazada.

No os creáis que exagero. En esto son ellos los que se la juegan, porque como en menos de un año no engendren un “kumarin”, es que “algo pasa con Mary”. Ya me entendéis.

En cuanto al amor, los que defienden el  matrimonio concertado (que aquí son una mayoría)  dicen que es algo que se va construyendo cada día. Y yo no sé en otros casos, pero en el de ellos, sin querer inmiscuirme mas de la cuenta, opinaré que es difícil que hayan construido algo si desde que ella se quedó embarazada ha pasado más tiempo en casa de su madre que en la suya propia.

La excusa es que es inexperta. Pero es que ¿cómo se puede pretender  que una mujer sea la madre si con tan solo 22 años aún no ha dejado de  ser la hija?

En este país se hace lo que manda la tradición sin analizar nada más allá de lo estrictamente teológico o astrológico. Y por ello la mayoría de las jóvenes pasan de niñas a mujeres si disfrutar de su juventud. Algo que por suerte, puesto que desconocen, nunca llegarán a echar de menos.

Ayer Vinoth nos envió un mensaje informándonos de que su hijo ya había nacido. Y al margen de todo lo anterior me alegro muchísimo por él, pues sé que pese a sus limitaciones será un padre increíble.

imagesIOZ5T0IN

Pero aunque suene machista, de lo que más me alegro es de que haya tenido un niño. Sí, como lo leéis. Un varón.

En la India los médicos tienen prohibido desvelar el  sexo del bebé por miedo a que la madre cometa una estupidez . Y aunque nuestro conductor es una buena persona,  y no le habría importado que se tratase de una niña aunque con ello hubiese tenido que renunciar a su calidad de vida para proporcionarle un buen futuro, me alegro de que no lo fuese.

Casar a una hija en India significa pagar una dote y no todo el mundo se lo puede permitir.

Además, nacer mujer en un país de esta índole no es sólo un problema para los padres si no para la recién llegada. Al menos a mi no me gustaría estar en su piel, ni aún tratándose de una familia de buena cuna.

Desde luego, igualito que las expatriadas, que teniendo o no teniendo pareja nos pasamos los fines de semana de fiesta vistiendo, bailando y bebiendo lo que se nos antoja. La verdad, es que  podemos considerarnos afortunadas.

IMG_0751

De hecho el fin de semana pasado hicimos una fiesta en casa. Teníamos dos motivos y finalmente ninguno se acabó cumpliendo. El primero era para despedirnos de Eva, ya que pensábamos que no íbamos a volver a coincidir. (Pero claro eso fue antes de que a Víctor le dijesen en el trabajo que tenía que quedarse hasta el 24 de Junio. Y el segundo motivo era por acabar con el alcohol, y lo que pasó es que éste se multiplicó. Así que ahora tenemos la nevera a reventar de cerveza y el armario de la cocina hasta arriba de ron, jäger  whisky y demás destilados.

IMG_0742

Al margen de la fiesta, el resto de semana la he dedicado básicamente a terminar de auto-corregir mi libro y a hacer y entrega de la compra del orfanato.

20140514_141334

Y por lo demás, puesto que  este mes voy a estar un poco más desocupada y en el gimnasio del edificio no hay a/c me he inscrito en  una academia de baile. Voy a ir 2 o 3 veces por semana alternando rock and roll con  bollywood. ¡Empiezo el lunes!

De momento el otro día cuando fui a preguntar casi me ataca un ciempiés. (Aprovecho para poner esta frikada de foto alusiva a la película de miedo “The Human Centipede”.

untitled

La  academia es un poco cochambrosa, pero tratándose de India, ni tan mal. Al menos tiene aire acondicionado, está cerca de casa y el dueño es  un hombre simpático. De hecho gracias a la visita tengo ya plan para mañana antes del partido: “Hotsteps”, un espectáculo de baile. Ya os contaré…

¡Que paséis un increíble fin de semana!