MÁS AVIONES, PUNE Y LAS CARRETERAS INDIAS

15 Feb

P1090201

Apenas había aterrizado en la India, cuando tuve que volver a coger otro avión, aunque esta vez, para hacer un vuelo interno. El motivo del viaje era que Víctor tenía un meeting de su empresa en el Sheraton de Pune. Así que aprovechando que el pisuerga pasa por Valladolid, lo acompañaba y nos quedábamos allí todo el fin de semana.

Quizá por que estoy más acostumbrada a hoteles un poco más rudimentarios cuando viajo , cuando llegué al “Four points Sheraton” aluciné. Me pareció un hotel muy bonito, y el baño de la habitación era de cristal, por lo que mediante una cortina, podías decidir si querías mostrarte mientras te duchabas, o no hacerlo. ¡Un diseño muy provocador!

Puesto que Víctor tenía que trabajar por la tarde, comimos pronto en el buffet del hotel y me aventuré yo sola a ir a dar una vuelta. Me habían dicho que Pune era la ciudad de los malls (centros comerciales), así que pregunté en recepción cómo llegar hasta el más próximo. Estaba dispuesta a coger un ricshaw (tuc-tuc) por primera vez, pero me dijo que estaba justo enfrente. En ese momento pensé que mi aventura se había ido al garete, claro que todavía no había cruzado una carretera.

En vista de que pasar al otro lado de la calle era toda una hazaña, fui en busca de un paso de cebra, como quien busca un oasis en medio del desierto. Al fin encontré uno. Era igual que los de Europa, solo que en éste, el muñequito siempre estaba en rojo y los vehículos tenían permiso para meterse en la acera a través de él, o utilizarlo para cambiar de dirección. Así que allí me tiré como diez minutos embobada, viendo el tráfico pasar, hasta que me sentí preparada para correr hasta el medio, donde podía “salvaguardarme” hasta correr la otra mitad y llegar finalmente a mi destino.

Por fin llegué al mall, donde estuve entretenida durante un par de horas. Al principio miraba ropa, pero de pronto vi un centro de belleza y decidí preguntar por los precios para depilarme. Quería hacerme las piernas y las ingles, pero esto último debió parecerle escandaloso a una de las esteticistas porque se negó a hacerlo y tuvo que venir otra a atenderme. Me depilaron con cera caliente, al estilo antiguo (como todo aquí). Y eso que elegí el método avanzando, por que no me imagino como hubiese sido con el básico. Todo parecía marchar bien, hasta que al ir a pagar hubo una confusión con el precio y resultó que lo que yo pensaba que incluía piernas e ingles, eran solo ingles. Consideran tan pecaminoso depilar esta zona del cuerpo, que lo hacen a precio de oro. Conclusión: hacerse el laser antes de venir, o comprarse una silk-epil (al menos tengo esto último).

Al volver, estuve más lista y crucé pegada a un indio. De modo que en menos de un minuto había conseguido llegar al hotel. Allí me reuní con Víctor y nos fuimos a cenar a un restaurante italiano que le habían recomendado. Estaba todo buenísimo. Y aunque os preguntéis qué hago en la India comiendo en un italiano, entender que de vez en cuando se agradece salir del picante. Además, acompañamos la cena de unos ricos cockteles, que nos animaron a seguir bebiendo algo por ahí. Así que nos fuimos al Hard Rock café de Pune y nos tomamos un par de bebidas más, al ritmo del rock&roll.

Aquí, por lo que he podido ver de momento, resulta más barato tomarte un cocktel, que beberte una copa. Y además, en la mayoría de sitios tienen una gran variedad, así que vale la pena decantarse por un fresquito cocktel. Aunque yo desde que he probado el “Cosmopolitan” no quiero otro. ¡Está brutal!

Y siguiendo con nuestra noche en Pune, tengo que contar que el demonio se posó frente a mí en forma de Jäger bomb (jägermeister +redbull). Nada más y nada menos que un grupo de diez indios, bebiéndose chupitos de este quasi perfecto combinado. ¿Cómo ha podido llegar hasta aquí el maldito ciervo?

Sin embargo hicimos bien en irnos pronto a dormir, porque nos levantamos antes de que cerrasen el desayuno (10,30) y después de ponernos las botas en el buffet, salimos a explorar la ciudad.

Contratamos un fast-track por 6 horas, que era como tener a Vinoth (chofer) pero en una furgoneta de los 90 y oliendo a infierno. Eso sí, mucho mejor que ir en ricshaw, ya que al menos vas cómodo y te ahorras la negociación. Así que, le fuimos diciendo que nos llevase a todos los sitios, que yo previamente me había marcado en el mapa.

Después de visitar palacios, templos, parques, cuevas e incluso el zoo, volvimos al hotel. Para entonces ya estábamos tan cansados, que en cuanto llegamos a la habitación nos apalancamos a ver películas y nuestra intención de salir a cenar, fue rápidamente desechada y sustituida por una mucho mejor: pedir que nos subiesen comida.

El domingo, repitiendo la rutina del día anterior, desayunamos en el buffet y cogimos un nuevo fast track, para ir a visitar Sinhagad, un fuerte situado a aproximadamente 30 km de Pune. Conseguir subir con la furgoneta por la montaña fue un logro, porque la carretera estaba sin asfaltar y plagada de baches. No obstante, conseguimos llegar. Y menos mal, por que no me habría gustado perdérmelo. Era un lugar precioso, con vistas a todo Pune. Y la escalinata que subía hasta lo más alto de la muralla estaba llena de puestecitos de comida.

Víctor se pidió una mazorca asada, y yo por querer innovar, metí la pata pidiéndome una especie de fruta cortadita espolvoreada con pimentón. ¡Buaj! Áspero y excesivamente picante. No me gustó nada, pero como se que a ellos sí, y a mi no me agrada tirar la comida, cuando volvimos donde estaba el chofer, le dije que se lo había comprado para él y lo cogió encantado. 🙂

Deshicimos otra vez el camino andado, y como teníamos todavía unas cuantas horas, decidimos ir a un mall a comer algo y al cine.

Normalmente Víctor no cede a ver películas de miedo, pero como era la única que no estaba en hindi además de Lincoln (que dicen que es muy larga) fuimos a ver “Mama”. La película me gustó mucho, pero si hay que destacar algo, fue el momento en que apunto de comenzar, pusieron la bandera de la india y todo el mundo se levantó a cantar el himno nacional. Otras curiosidades son que a mitad de emisión hacían un descanso, y si pedías comida te la subían a tu asiento. ¿Dónde habéis visto eso en España? Yo lo último lo quiero.

Al terminar la película nos fuimos caminando hasta el hotel a por las cosas y nos marchamos para el aeropuerto. Y tres horas después, estábamos de nuevo en Chennai, donde pude decir por primera vez: ¡Por fin en casa! 🙂

Anuncios

4 comentarios to “MÁS AVIONES, PUNE Y LAS CARRETERAS INDIAS”

  1. Guillermo febrero 15, 2013 a 5:12 pm #

    Yo hablo todas las semanas con compañeros de trabajo de Pune! Y por cierto estamos hartos de los compañeros indios de Víctor, Daimler India nos desquicia!
    Me alegro de que vaya todo bien!

    • laurapicu febrero 16, 2013 a 6:02 am #

      Hola Guillermo, ¡no tenía ni idea! ahora se lo cuento a Víctor, pero a él también le desesperan, por si te sirve de consuelo. ¡Gracias por seguirme! un beso para tu mujer y para tí 🙂

  2. Lucía mayo 14, 2013 a 6:47 pm #

    ¡Hola! Mi novio se va a Pune dentro de un mes para trabajar y buscando información me encontré con tu blog.

    ¿Te importaría, ya que veo que llevas bastante tiempo en la India, ciertas costumbres y cosas con las que haya que tener cuidado, tipo modales en la mesa como ya he leído?

    Muchas gracias por adelantado 🙂

    • laurapicu mayo 15, 2013 a 2:48 pm #

      Hola Lucía, voy a intentar responder a tus preguntas en un post especial de costumbres y modales en India…¿vale? De momento te adelanto que ellos comen muchas veces con la mano e incluso en el suelo…así que de los modales en la mesa que no se preocupe. En cuanto a costumbres, si fueras con él te diría que llevaras ropa cubierta, para los hombres no haya tantas exigencias. Y en ciertos sitios le exigirán quitarse los zapatos…¡Un saludo! y gracias por leerme. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: