BOMBAY, EL PARAISO DE LOS AFORTUNADOS

6 Mar

El jueves por la noche estábamos aterrizando en Mumbay (actual Bombay), y lo cierto es que no lo hicimos con buen pie. Tras esperar más de media hora a que nos asignasen una habitación en el hotel, nos encontramos con que ésta no estaba correctamente preparada. Había muchos indicios de que había sido limpiada aprisa y corriendo, y uno de estos, fue encontrarme un trozo de tarta de ikea, en el baño (ya me entendéis). Además, faltaban toallas, había jabón usado en la ducha, la puerta no cerraba bien, etc.

Si hubiera estado en un hostalucho no me hubiese quejado, pues el cansancio me podía. Pero en un hotel de cuatro estrellas, no consideré que fuese de recibo. Así que hablamos con recepción. Y como primera solución, mandaron a un chico equipado con material de limpieza. Alternativa que fue directamente descartada, y sustituida por una mucho mejor: cambiarnos de habitación. Al día siguiente, no solo se disculpó en persona la gerente del hotel, si no que además prometió un descuento en el precio inicial y nos obsequió con una tarta.

Esa misma mañana, siguiendo el consejo de la sabia Lonely Planet, hicimos un recorrido a pie por el centro histórico desde la Puerta de la India. 

IMG_7518

El largo paseo nos abrió tanto el apetito que nos aventuramos a beber un zumo de caña de azúcar y a probar unos platos típicos de la zona. Nunca habíamos comido de los puestos de la calle, y todo nos supo a gloria. Desde entonces y hasta el final del viaje, Víctor se detenía en cualquier puesto a comerse un Dabeli, una especie de panecillo relleno de masa hecha a base de frutas y verduras. ¡Delicioso!, y lo mejor de todo es que solo costaba 10 rupias.

Además de nuestro paseo por Colaba, cogimos también un ferry para visitar unas cuevas situadas en isla Elefanta. Que a juzgar por la escasez de elefantas u elefantes, y por la cantidad de monos que habitaban en la isla yo la habría llamado la“Monkey Island”.

IMG_7644

Llegamos tan cansados al hotel, que después de ponernos hasta las trancas en el buffet, subimos a la habitación y nos quedamos rápidamente dormidos.

Al día siguiente, alquilamos un coche (con conductor) y fuimos a visitar un barrio de chabolas (slum) que había al oeste la ciudad, llamado Dharavi. Es increíble ver como incluso en los lugares más humildes llega la televisión. En España vemos tele-basura y aquí ven la tele hasta en la basura. Siento que suene grotesco, pero es que la mayoría de chabolas estaban hechas de un amasijo de cartón, chapa, y telas de saco. Es fácil adivinar la cantidad de ratas que abundarán en esas barriadas. ¡Pobres! Y nunca mejor dicho. 😦

IMG_7749

También fuimos a ver el lavadero de Dhobi Ghat, donde debe lavar la ropa más de media ciudad, ya que estaba hasta arriba. Allí, después de darle dinero a una mujer que pedía limosna, descubrí que tenía lepra. La pobre no solo no tenía dedos en las manos, sino que tampoco tenía en los pies. Pero más tarde, de camino a la mezquita de Haji Ali, me di cuenta que aquello no resultaba una excepción. Más gente a la que le faltaban distintos miembros del cuerpo mendigaba también allí, además de otros tantos con elefantiasis o alguna que otra malformación. Si hubiera tenido que ponerle un nombre al paseo hacia la mezquita sería“el circo de los horrores”. Había momentos donde no tenía el ánimo suficiente como para verlos, y desviaba la mirada hacia los puestos de comida y souvenirs.

La mezquita sin embargo, me pareció preciosa, y las vistas que había desde allí a la ciudad también. Además, topamos con unos simpáticos indios, que se ganaban la vida haciendo fotos e imprimiéndolas en el acto. Debieron hacer el Agosto a nuestra costa, por que nos sacamos una foto con un chico, y pronto empezaron a llegar más y más clientes dispuestos a pagarles por una foto con nosotros. Agradecieron tanto nuestra disposición, que incluso nos regalaron una.

IMG_7846

De vuelta de la mezquita, dos cosas más llamaron mi atención. Un hombre vaciaba un cubo de basura directamente en el mar, mientras que a su vez, sin importarles un ápice que todo alrededor suyo estuviera cubierto de mierda, unos niños navegaban alegres por estas aguas con su “barco”. Como dice mi monologuista favorito, “no lo digo, lo hago”, o en este caso, mejor dicho, lo muestro.

IMG_7903

Da igual lo sucio que pueda llegar a estar un sitio, que ellos no la ven. No se preocupan por el planeta y ni siquiera por su entorno más directo. Imagino que cuando eres un superviviente y vives al día, la higiene pasa a un segundo plano. Pero bien pensado, es la pescadilla que se muerde la cola. Pues al preocuparse únicamente de vivir, se despreocupan de la higiene, y esto además de atraer a todo tipo de animales, acarrea enfermedades, acortando por tanto su esperanza de vida. Sin embargo son felices, por que estas y otras muchas responsabilidades que a nosotros nos sobran, a ellos les faltan.

Para rematar el día, después de visitar otros cuantos sitios y ver la puesta de sol desde la playa de Chowpatii, quise acercarme a ver el mall que había próximo al hotel, que además de ser el más grande de Bombay, tenía Zara y estaba deseosa de cotillear. Pero los precios rondaban a los de España, y después de dar una vuelta sin llegar a comprar nada, fuimos al cine a ver la que fue la primera (y espero última) película 3D en la que me he dormido. Y no fuí la única, por que Víctor calló antes que yo. Y es que ¿quién nos manda ir a ver“Jack. The giant slayer” (“Jack y las judias mágicas” en versión española)?. No preguntes.

IMG_8001

El domingo después de hacer el check-out, dejamos allí las maletas, y nos marchamos a dar una vuelta por la ciudad, para visitar los sitios que aún no habíamos conocido, como la universidad de Bombay o la estación de ferrocarril de Victoria. Además, vimos como cientos de niños jugaban a criquet. Un deporte que es para los indios lo que para los españoles es el futbol. ¡Lo aman! Y un partido de liga puede llegar a durar 5 días. ¿Os imagináis? ¡Que aburrimiento!

P1090495

Por último, subimos a los Jardines Colgantes que había escondidos por Malabar Hill (zona residencial) para apreciar desde allí las vistas de la ciudad. Estando a tan solo unos minutos del centro, resultó ser un sito apacible, donde uno podía desconectar del tumulto de la urbe, y desde donde se veía el precioso skyline. Tras dar una vuelta por allí, regresamos a por las maletas y antes de las siete estábamos camino del aeropuerto.

P1090516

Después de estos tres maravillosos días ( a pesar del mal comienzo) puedo asegurar que a pesar de lo caótica que resulta, (entre otras cosas por sus casi 20 millones de habitantes) Bombay es una ciudad de contrastes, imprescindible para aquellos que visitan la India. Es bonita, original, moderna y grandiosa (entre otros adjetivos). Y tanto es así que me atrevería a apodarla como el Londres de la India. Y si no, ¿qué me decís de esta foto? 

P1090497

¡Ah! casi se me olvida. Para los amantes de los tatuajes o los que nunca os habéis hecho uno por indecisión o falta de dinero: Tatuajes a un euro. ¡Sí! a un euro. Eso sí, en plena calle y con una aguja de dudable esterilización. Pero tentar tienta. ¿No creéis? Pues ya tenéis otro motivo para visitar Bombay. ¡Ahí lo dejo! Y con esto me despido, que aunque en España tan solo son la ocho y media de la tarde, en la India ya es la una de la madrugada. ¡Buenas noches amigos!

P1090471

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: