PLAYA, MASAJES Y PAD THAI

8 May

Esas serían sin duda las tres cosas con las que me quedaría de esta maravilla de país. Y si queréis saber con qué tres cosas no me quedaría, en ese caso escogeré: TURISTAS, CHANTAJE Y PROSTITUCIÓN.

Es un país de contrastes, con gente muy simpática, y otra tanta muy maleducada. Con sitios muy tranquilos, como algunos rincones de Koh Tao, y sitios ultra concurridos como Kosan Road en Bangkok. Con auténticas gangas y auténticas estafas.

Para los que no conocéis Tailandia, Koh Tao es una isla que está en el sureste del país. Y llegar se convirtió en toda una aventura. Salimos a a las 18,30 h para el aeropuerto y llegamos sobre las 20,30 h del día siguiente. El itinerario aunque os parezca imposible fue el siguiente:

-Vuelo de Chennai a Bangkok (3h)

-Tres horas de espera en el aeropuerto

-Vuelo Bangkok-Nakhon Si Thammarat (45 mi)

-Transfer (bus) hasta el puerto de Donsak (30 mi)

-1,30 h de espera por que perdemos el barco

-Barco de Donsak a Koh Samui (2,30 h)

-Taxi en Koh Samui hasta otro puerto

-4 h de espera por que perdemos el barco

-Barco de Koh Samui a Koh Tao (2 h)

-Taxi del puerto de Koh Tao al hotel

Así que como os podéis imaginar, después de este circuito, estábamos como si nos hubiese pasado un camión por encima. Menos mal que el masajito de pies que nos dieron en Koh Samui esperando al ferry amortiguó el cansancio.

P1090912

Nada más llegar a “Bungalows Moon Dance Magic Views” dejamos las cosas en nuestra habitación, nos pegamos una ansiada ducha y no contentos con haber comido pad thai en Koh Samui, cenamos otro plato de Pad Thai en el restaurante del hotel. No se que tienen esos malditos tallarines tailandeses, pero crean adicción. Fue prácticamente de lo que nos alimentamos el resto del viaje, además de pinchos de pollo, mango sticky rice y gusanos (esto último es broma, pero si que los probamos).

P1090930

El alojamiento tenía tanto encanto como había leído en las opiniones de otros viajeros. Dormíamos en medio del bosque, en una auténtica cabaña de esas en las que la cama tiene mosquitera, con baño de exterior y terraza con hamaca para relajarse viendo el mar.

P1090953

Pero eso sí, era tan rústica que a partir de las 22,00 no se veía un alma, y cada ruido que oíamos pensábamos que un animal feroz iba a venir a devorarnos. Cada mañana sobre las seis de la mañana una familia de cigarras que teníamos instalados en el árbol de enfrente, nos despertaba. Pero no era como sonaría la banda sonora de un precioso amanecer (de la primavera de Edgar Grieg) era como si saltasen un millón de alarmas al mismo tiempo. ¡Una locura!

El primer día bajamos por el acantilado hasta el mar, e hicimos un poco de snorkle….y parece que el bucear en aquellas aguas fue suficiente aliciente como para convencer a Victor de que hiciésemos submarinismo.

P1090976

Así que después de volvernos locos visitando clubs de buceo, nos decantamos por Golden Divers. Fue el puro azar unido a la simpatía que desprendía el staff lo que nos llevó a decantarnos por este, por que aunque es una isla de tan solo 7 km tenía alrededor de quince clubs.8000 bats que vienen a ser algo así como 200 euros por un curso acelerado de buceo, está “tirado”. Así que después de dos días aprendiendo, al tiempo que disfrutando de este maravilloso deporte en un lugar increíble y con un instructor bastante cómico, nos sacamos el “Open”. Por lo que ya podemos bucear por todo el mundo hasta 18 metros para el resto de nuestras vidas. ¡Somos scubadivers! ¡Yuhu!

IMG_0111

Si vais a Koh Tao os recomiendo encarecidamente que vayáis a este club y preguntéis por Jeff. Si sigue vivo para entonces, ya que diariamente fumaba alrededor de tres cajetillas de tabaco, bebía cuatro litros de cerveza y hacia una media de cuatro inmersiones al día. Su cuerpo estaba compuesto básicamente de alcohol, humo y nitrógeno, pero para un ex-capitán de barco pesquero eso no es nada.

En Koh Tao estuvimos muy agustito, la verdad. Básicamente madrugábamos para bucear, nos tomábamos algo por la tarde en alguna terracita y volvíamos a la hora de cenar al bungalow, ya que la comida que servían en el restaurante del acantilado estaba deliciosa y nos llevábamos fenomenal con Tony, el camarero-recepcionista.

P1100070

Después de unos días increíbles, cogimos un barco y regresamos a Koh Samui, que es la isla principal. Lo que vendría a ser Mallorca en las Baleares, donde por supuesto Koh Tao sería Formentera.

En Koh Samui el hotel también fue una fantástica elección, aunque sustituimos las vistas al mar por las vistas a la piscina, el ventilador por un aire acondicionado y demás comodidades como wifi y televisión, algo que aunque en principio no me quitaba el sueño, me mantuvo desvelada por la noche viendo parte de la saga de Tarantino.

P1100199

Una de las facilidades que te ofrecía el hotel es que te gestionaba el alquiler de moto. Así que pagamos 200 bats ( como cinco euros) y nos llevaron la moto al hotel. Lo gracioso es que ni mi novio ni yo conducimos moto habitualmente, pero todo era ponerse. Le cedí el privilegio y después de sufrir durante la primera hora yendo como paquete, ví que empezaba a cogerle destreza y me empecé a relajar y a sacar fotos.

P1100167

Koh Samui tiene preciosas playas largas de arena blanca y agua turquesa. Fuimos a Chaweng y como la mayor parte de la playa está ocupada por hamacas de resorts (se acabaron las playas vírgenes), comimos en un restaurante de primera línea y ya nos quedamos en las hamacas del restaurante toda la tarde. La playa era preciosa, pero además de abarrotada de gente y de no estar especialmente limpia, el agua era tan caliente que raro que vieras a alguien bañándose. Pero no voy a negar que en la sombrita y con tu bebida fresquita se estaba súper a gusto.

IMG_0198

También había una discoteca tipo “Bora Bora” de Ibiza con la música tecno a tope, y justo al lado un chiringuito con cachimbas y música chill out…¡Una playa para todos los gustos!

Después de recorrernos media isla con la moto, fuimos a un centro de belleza a que me hiciesen la manicura y la pedicura, y Víctor se apuntó a esto último. Es increíble la cantidad de centros de belleza que hay. A diferencia de las indias, las tailandesas son muy coquetas y aseadas. Les gusta mucho cuidarse, y a mi que me cuiden, así que disfruté muchísimo dejándome limpiar y pintar las uñas. Y Víctor salió del centro diciendo que solo había tenido mejor las uñas una vez, cuando nació.

P1100197

Al día siguiente dejamos atrás Koh Samui y nuestros días de playa e hicimos el resto de camino inverso del primer día. Por suerte esta vez no perdimos ningún transporte, pero al llegar a Bangkok tuvimos que coger un bus hasta la estación, un metro hasta la zona centro y un tuc-tuc hasta Khaosan Road. Sinceramente creo que cuando en los campamentos hacíamos gymkanas, estaba pensado para prepararnos para este tipo de situaciones.

Khaosan Road viene a ser algo así como el corazón de Bangkok. La calle más concurrida, y para bien o para mal, habíamos cogido nuestro hotel allí. Sleep within o mejor dicho Without sleep. Podría decir mil razones para que no vayáis a este hotel que tan buena apariencia tiene. Wifi no incluido, servicio de guardar maletas no incluido, pago por adelantado, y lo peor: un nefasto servicio al cliente y unos recepcionistas desagradables.

La localización, junto con la piscina sería lo único positivo que podría decir. Ya que la primera noche el aire acondicionado me mojó toda la ropa (y cuando digo toda es toda), menos la sucia que estaba apartada, y no se hicieron cargo de nada. Qué mínimo que llevarme la ropa a la lavandería. En fin, experiencias.

P1100224

La primera mañana, después del percance con mi ropa, hicimos un tour por toda la ciudad. Es fácil conseguir un precio económico en tuc-tuc,  siempre que le hagas el favor al conductor de parar en alguna tienda, ya que por llevar turistas consiguen cupones de comida. Joyas, trajes, te puede tocar cualquier cosa. Si no quieres nada, disimulas haciéndote el interesado y te das una vuelta. Y así fue como sin intención de comprar nada Víctor se hizo un traje a medida por menos de cien euros. ¡Una auténtica ganga!

Visitamos los sitios más emblemáticos de la ciudad, como el gran palacio, y por la noche fuimos a cenar al barrio chino. ¡Imprescindible también!

IMG_0474

Al día siguiente habíamos contratado una excursión al famoso mercado flotante que hay a las afueras de Bangkok. Y tan a las afueras, como a dos horas y media de Bangkok para luego llevarnos un auténtico chasco. Algo que en su esencia era un mercado al que se accedía a través de un canal y donde se compraban hortalizas entre los autóctonos, es ahora un completo chiringuito para turistas. Pagas porque te lleven hasta allí y luego vuelves a pagar por ir en una barca que difícilmente puede atravesar los canales debido a tanta congestión. Y todo para que finalmente te paseen de puesto en puesto para venderte souvenirs a precio de oro.

IMG_0658

Luego, puesto que la excursión incluía Río Kwait, nos llevaron hasta el famoso puente,  donde pudimos estar durante unas horas paseando tranquilamente por la zona mientras Víctor silbaba incansable la melodía de la película.

IMG_0863

Lo mejor de malgastar todo el día en el minibus para ver dos sitios en los que habría sido suficiente entretenerse una hora en cada uno, fue conocer a una simpática pareja de chilenos. Estos nos convencieron para ir por la noche con ellos a ver el “pin-pon show”. Un caro y lamentable espectáculo donde las pobres mujeres que no han pasado las pruebas para dedicarse a otro oficio, como podría ser la prostitución ( tan extendida en el país), se ridiculizan haciendo “cosas” con su “cosa”. Cutre, penoso, malo, triste, sucio…serían adjetivos que describirían el “espectáculo”, nunca mejor dicho, y quedándose cortos. Así que después de tomarnos una cerveza que nos costó más que haber ido a ver los tigres, nos fuimos espantados de aquel lugar a dar una vuelta por el mercado nocturno que hay en el mismo barrio rojo.

P1100267

Debe de ser que la llegada de tanto turista americano derrochador, ha hecho que los comerciantes se suban a la parra. Así que para no irnos de Tailandia con las manos vacías, ya que regateando los días anteriores solo habíamos conseguido que nos gritaran y nos echaran de varios puestos, el domingo fuimos al mercado de Jatujak. Solo está abierto los sábados y los domingos y es inmenso. Ropa de segunda mano, ropa de diseñadores tailandeses, imitaciones… Al final salimos de allí con un par de zapatillas, dos bolsos y unas sandalias, cuyas marcas prefiero no desvelar, para que cuando me veáis no sepáis que es falso. Jijiji. El mercado me recordó mucho a Candem (Londres) pero sin la parte heavy- siniestra. Como dicen los tailandeses: Same, same. But different.

Después de darnos un masaje Tailandés en un centro de la misma calle Khaosan Road, compramos un par de camisetas y vestidos, y salimos de allí pitando para el aeropuerto.

Que pena que el turismo estropee lugares con tanto encanto, y que triste que yo sea una de esas turistas. Aunque bueno, más triste es no viajar. I love it.

Por cierto, ¿a qué no sabéis cuál es la tienda que predomina en Bangkok? Seven eleven…

Bueno a pesar de mis quejas, Bangok me ha gustado. Es una ciudad con mucho ritmo, con monumentos impresionantes y mercados para aburrir. Y en general hemos pasado unos días increíbles. Así que quién sabe si algún día volveremos. Nos hemos quedado con ganas de ver Chiang Mai, pero hay tantos sitios en el mundo…

Anuncios

2 comentarios to “PLAYA, MASAJES Y PAD THAI”

  1. Sergi mayo 9, 2013 a 3:56 pm #

    Estoy pensando muy seriamente dejar de leer este blog… ¡¡¡Y no es coña!!!

    • laurapicu mayo 9, 2013 a 5:00 pm #

      ¿Por? jajajajja ¡en nada estoy allí y me lo dices a la cara!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: