UNA BODA GITANA, DIGO INDIA

3 Ene

¡Hola chic@s!

En Filipinas se me empiezan a acumular las anécdotas que contaros, y cuando echo la vista atrás cada vez son más cosas desde la última vez que escribí, y si hay algo que no puedo dejar en el olvido es la boda. No mi boda, como mucha gente pensaba cuando leyó el post anterior ( esa ya llegará) si no la boda de una de las españolas con las que viajamos a Bangalore y su ahora marido indio.

Más que una boda fue una larga semana de acontecimientos, de los cuales no me pude perder ninguno, compaginándolos como pude con mis “quehaceres”.

El martes tuvo lugar en un inmenso chalet de las afueras de Chennai la despedida de soltera, con la que inauguramos así las jornadas de “actos y festejos”. Fue algo corta y tranquila (a mi gusto), pero dio pie a que intimáramos entre los invitados y nos echáramos unas buenas risas, viendo como la futura novia nos hacía un improvisado playback o cómo los indios bailaban “Paquito el Chocolatero”. Además, no podría decirse que fuera una despedida común, ya que a última hora algunos chicos (amigos de la novia) llegados desde las Españas, se unieron al guateque.

1491271_10202084426166185_720680065_o

Al día siguiente con un poco de resaca post-despedida, y tras la jornada de trabajo, fui puntual a mi cita para la celebración del Mehndi: una fiesta pre-boda con algunos familiares y amigos que tenía como fin que a las mujeres se nos pintase las manos con henna ( o mehndi) y como podéis imaginar era a la novia a la que se le dedicaba más tiempo. De hecho empezaron a dibujarle por la mañana y no terminaron hasta por la tarde, ¡así estaba luego de guapa!. Yo, personalmente, después de pasar por el aro me sentía completamente inútil, porque estoy acostumbrada a ponerme henna en el pelo, pero llevarla por las manos te inutiliza completamente. Además, cuanto más la dejas secando, mejor resultado tienen los dibujos, y con suerte, y si eres cuidadosa, te puede durar hasta dos semanas. Sin embargo, entre playa y masajes en Filipinas, a mi apenas me duró una.

Volviendo a la fiesta del Mehndi (donde también puedimos elegir las pulseras a conjunto con nuestros vestidos), comentar que para este evento había total libertad de vestimenta, así que algunos escogieron un traje tradicional más sencillo que el shari llamado “kurta” (camisa suelta que cae hasta las piernas) y yo haciendo uso de lo que tenía en mi armario me puse un vestido de noche gris con purpurina ( que tanto gusta a las indias).

1519184_10202089995465414_1337830029_o

Para este día, la familia del novio contrató a un coreógrafo para que nos enseñase a bailar “lungi dance” y otras canciones de bollywood de moda en el país. Menos mal que la gente estaba muy animada y los indios son en general muy bailongos, porque las expectativas eran muy altas, y desafortunadamente el tipete resultó ser un fiasco. De hecho deberían habérselo llevado a él esposado, en lugar de al pobre dj por estar pinchando fuera de hora sin permiso.

Desde luego este país es de locos, una fiesta en un resort y la policía en lugar de ir a pedirle explicaciones al dueño, se lleva al pincha-discos. Una anécdota muy indian style que nunca olvidaremos. En mi opinión fue una fiesta original, divertida, acompañada de una sabrosa cena india,  que finalizó con un intercambio de regalos entre las dos familias y que gracias a la influencia de nuestra querida novia, estuvo todo el tiempo regada con alcohol.

Y por fin el jueves, con el cuerpo un poco más resentido por intentar robarle a Dios su cualidad de la omnipresencia, llegó la boda, que al igual que los casamientos en España consta de dos actos: una ceremonia y un banquete. Este ultimo, curiosamente se llama “Recepción”, pero tiene lugar tras la ceremonia, contradictorio ¿no?

Por lo tanto, a las cuatro, en un altar frente al mar dentro del mismo resort donde había tenido lugar el Mehndi, comenzó la ceremonia. Donde además de los padres del novio, la hermana y dos amigos de la novia fueron testigos. Fue larga pero preciosa, tanto por el ritual en sí, como por el amor que se respiraba entre los novios y el contexto que envolvía al acto ( el mar, la puesta de sol…).

IMG_7048

IMG_7082

IMG_7101

Y gracias a la tecnología no solo los asistentes pudimos presenciar el enlace, si no que también los padres de la novia, al otro lado del mundo a través de Skype, pudieron disfrutar viendo a su hija, ¡increíble!. 

IMG_7110

Una curiosidad es que más tarde me enteré de que el sacerdote no solo era el ex-suegro de una amiga india, si no que además había sido actor, y es que cómico era, de eso no cabe la menor duda. Desde luego en la India uno nunca deja de sorprenderse…

Para esta ocasión , como os podéis imaginar, tenía que ponerme un saree ( traje tradicional), así que me llevé todos los bártulos al colegio y con la ayuda de otras profesoras ( por vestirme) y de mis alumnas (por peinarme) una hora antes de la ceremonia ya me había convertido en  una auténtica india. Para muchos iba vestida, para otros (incluyéndome a mi) iba simplemente disfrazada. En cualquier caso el resultado fue bastante positivo, aquí lo podéis ver.

Foto del día 19-12-13 a la(s) 11.07 #4Foto del día 19-12-13 a la(s) 11.02 #3Foto del día 19-12-13 a la(s) 11.03Foto del día 19-12-13 a la(s) 11.06 #7

Pero aunque me gustó ponerme en la piel de las indias por unas horas, mentiría si dijese que se trata de un atuendo cómodo. Por suerte para la recepción me podía cambiar, de hecho ese suele ser el modus operandi. Dos actos=dos trajes. De modo que me llevé un vestido y cuando lo creí oportuno ( básicamente cuando me cansé de tropezarme con el sari), me cambié. Os dejo una foto para que veáis lo guapa que iba la novia con su segundo traje  del día y tercero contando con el Mehndi (Víctor acababa de llegar del trabajo y yo aún no me había cambiado).

IMG_7164

Tras las fotografías, entrega de regalos a los novios, cena y escueto baile, llegó la tarta y las copas. Yo no quería liarme mucho, ya que además de estar cansada de los días anteriores, el viernes me esperaba un largo día por delante. Hacer la donación de Orfanatics, ir a hacerme el láser, prepararme la maleta para el viaje a Filipinas…, pero las bodas son momentos únicos e irrepetibles, y desde luego una como esta aún más. Así que cuando salió el autobús hacia el after (chalet donde continuaría la fiesta), tuve que montarme, y junto con el resto de españoles, americanos e indios que lo hicieron, seguimos bebiendo y bailando por unas cuantas horas. Eso sí, el conductor del autobús se perdió  y con ello perdimos también a algún buen fichaje que se quedó dormido antes de llegar.

988413_10152520931489852_1324500818_n

Poniendo algún pero al funcionamiento de las cosas en este país más que la boda en sí, todo salió muy bien. Fue una experiencia verdaderamente increíble, donde además de ver converger dos culturas a priori tan diferentes como son la española y la india, tuve la suerte de poder presenciar el día más especial de la vida de nuestra nueva amiga.

Al día siguiente como era obvio estaba reventada, pero gracias a la ayuda de la otra “mama noela”, pudimos repartir los regalos en el orfanato sacando una sonrisa a los niños. Algo que no se paga ni con dinero, ni con más horas de sueño.

Si alguno no lo sabéis, imagino que os estaréis preguntando que a quién se le ocurre celebrar una boda un jueves…, pues resulta que tiene su explicación. Cuando una pareja decide casarse por el ritual hindú, se estudian sus cartas astrales y se elige la fecha más propicia para la boda, siempre que no sea martes, claro.  ¿Veis?, en algo nos teníamos que parecer, ¿o no os acordáis del dicho de “martes ni te cases ni te embarques?

¿Y vosotros que harías si os enamoraseis de una persona de otra cultura, os casarías por un ritual de otra religión?

Ya que no he profundizado demasiado, no dudéis en hacerme todas las preguntas que se os ocurran sobre este ritual, y por favor, no os perdáis el post de Filipinas, ¡ha sido un viaje increíble!

Desde un hotel de Manila, a medio camino de vuelta…

Laura P.

Anuncios

2 comentarios to “UNA BODA GITANA, DIGO INDIA”

  1. Laura enero 5, 2014 a 6:09 pm #

    Picu! como siempre muy entretenida!!! estas muy guapa de india… pero me hubiera gustado ver a Victor con un atuendo más al estilo hindú!

    • laurapicu enero 6, 2014 a 3:57 pm #

      ¡Gracias Lau! El pobre Víctor llegó directo de currar…, pero muchos indios van de traje en estas ocasiones, no es nada raro, había muchos como él, pero yo tengo también ganas de verle vestido de indio, así que a la próxima no hay excusas…¡un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: