ESCAPAR DE INDIA

1 Feb

 

1560753_10153803264825226_610266511_n

Como algunos ya sabéis, en una semana tengo visita y en menos de veinte días estoy de vuelta en España , y la verdad es que aunque me pesa dejarme aquí solito a Víctor, me apetece muchísimo ir para casa. Medio año es mucho tiempo, y aunque con el ajetreo que llevo se me ha pasado rápido, echo mucho de menos a mi gente.

Sabiendo que tengo los días contados, quien me conozca podrá imaginarse el nivel de estrés que estoy llevando estos días para poder dejar todo cerrado. Y cuando digo todo cerrado no me refiero solo al colegio, sino también al libro, entre otras cosas.

En el cole he tenido que adelantar la evaluación para dejar todas las notas de este trimestre puestas antes de irme. Así que estoy hasta arriba de exámenes y entregas de trabajos.

Y con el libro ya casi puedo decir que he acabado. Estoy haciendo una intensa revisión y en menos de una semana espero haber enviado el manuscrito a un corrector profesional, pues ese suele ser el modus operandi. ¡Por fin! ¿Nerviosos? Yo más. No muy contenta con el resultado, pero tratándose de mi primera novela, creo que me puedo permitir cometer errores. Como se suele decir, a la próxima más y mejor, y lo cierto es que ya tengo en mente otro proyecto literario con el cual espero decepcionar menos que con el primero. En fin, ya se verá.

Hace una semana, para desconectar de todo esto y relajarme un poco, nos fuimos a Mamallapuram…o como se diga, a pasar el fin de semana. ¿Hay algo que de más rabia que el hecho de que existan distintas formas de llamar a un lugar?

Mamallapuram, Mahabalipuram, Mahabs, viniendo a ser esta última la más cool, utilizada principalmente por todo el atajo de franceses hippi-pollas que se encuentran por allí. ¿Pues sabes que te digo? ¡A mamarla! Esa sí suena bien. Pues estoy harta de no saber cómo llamar a este sitio cada vez que voy a hablar de él.

Como ya os comenté en un uno de mis primeros posts, este es un pueblo pesquero muy turístico que está a solo una hora de la ciudad, así que siempre que vamos es para hacer básicamente lo mismo: comer pescado, tomar café en una terraza chill-out, ir a la playa y vuelta para Chennai.

Pero la semana pasada, una amiga española osó a proponernos un plan alternativo: pasar la noche allí. Al principio chirriaba un poco lo de quedarnos a dormir. Teniendo casa a 35 km tampoco tenía mucho sentido. ¿Te imaginas viviendo en Madrid que un colega te proponga ir a dormir a Algete? Es raro, ¿verdad? Sospechoso, si me apuras.

Pero todo tenía un objetivo, y ese era descubrir la noche de Mamallapuram. Desde luego es un tema que daría juego para una película de miedo, ya sabéis que por la noche salen los malos, al menos en mi imaginación, y más aún quedándote a dormir en un hostal estilo Psicosis regentado por un indio tuerto.

En serio, creerme. Aunque suene raro fue así y el hostel no estaba ni tan mal. Por novecientas rupias la noche (10 euros) no puedes esperar grandes lujos, y la televisión me sorprendió gratamente. No la encendí, pero verla allí puesta, observarla…me trasladó a algunas cocinas de los 90´s.

En  Filipinas descubrí que si no vas a hoteles de mala muerte y viajas en transportes públicos infestados de gente, las experiencias no se graban. Seré clara: si vuelves de un viaje sin picaduras de exóticos insectos y con la ropa limpia, tu viaje ha sido un auténtico rollo. No intentes convencer a la gente, lo ha sido, y lo sabes.

Nosotros en cambio, como era de esperar dadas las circunstancias, lo pasamos genial.

Todo empezó el sábado con una tarde de birras en una terracita muy acogedora, y siguió allí con una cena acompañada también de birras seguida de una sobremesa con birras. Y cuando ya la cantidad ingerida de las mismas era únicamente superada por la de tonterías que estábamos soltando, nos echaron del sitio.

Al parecer, el dueño tenía a su primo  en el hospital, así que nos indicó el único lugar abierto del pueblo y muy amablemente nos invitó a irnos.

Fue un alivio saber que su primo estaba bien, cuando un minuto más tarde lo encontramos aparcando su moto en la puerta de aquel sitio. En fin, indiadas, que digo yo.

En este segundo sitio hicimos básicamente  lo mismo que en el anterior pero con mucha más gente y en silencio. Y cuando digo silencio me refiero silencio. No rollo afterhours de modernos con cascos, sino más bien after de pringados.

Doce de la noche, sin música y teniendo que guardar silencio. Muy patético sí, pero allí seguimos conversando a susurros con la gente. Pues todos esperábamos que después de los minutos de rigor guardados entre risas silenciosas para que la policía no cerrase el local, se iba a armar el mega fiestón, pero tristemente, no fue así.

Todos fueron abandonando el bar, y decidimos seguir a un grupo de indios y gabachos a seguir bebiendo en la playa alrededor de una hoguera. Pero los franceses eran muy sosos, a los españoles se nos había acabado el alcohol y apenas un par de indios trataban de animar el cotarro maltratando una guitarra. Así que después de un rato esperando de nuevo a que sucediese algo interesante, nos fuimos al hostal.

Hicimos bien, porque a la mañana siguiente pudimos degustar un estupendo desayuno en una bonita terraza, hacerle una visita guiada a los que no habían estado anteriormente, dar un largo paseo por la playa y acabar comiendo en un increíble resort frente al mar (Radisson).

Como os decía, una escapada diez. Sin duda Mamallapuram es el lugar más cercano a Chennai para “escapar” de la India. Y ahora ya no quiero volver sin pasar una absurda noche loca ni despertarme, con un suculento crepe. Costumbres que cambian. Y ahora os dejo que tengo que seguir corrigiendo el libro.

Prometo buscar un hueco para escribir antes de volver a España contando el viaje a Goa y todas las anécdotas que por allá me sucedan en compañía de los cuatro fantásticos que se han animado a venir hasta aquí.

¡Que disfrutéis del fin de semana!

46000_10153803401240226_1146389745_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: