HOGAR, DULCE (Y FRIO) HOGAR

28 Feb

IMG-20140221-WA0037

Llevo poco más de una semana en España y ya parece que lleve meses. ¿Cómo he podido hacer tantas cosas en tan poco tiempo? Echo la vista atrás y no me lo explico, la verdad. Tengo la agenda que echa humo, y es que aunque venga por un mes y medio, si no me organizo es imposible ver a todo el mundo y estar en todos los “saraos”. Seguro que los que vivís fuera me entendéis.

Llegué el viernes 19, y aunque esto suene a un patriotismo desmesurado, fue pisar suelo español y una sonrisa me asomó de oreja a oreja. Hasta la voz de los nacionales pidiéndome el pasaporte fue música para mis oídos. Creo que ni siquiera me había planteado el cambio que suponía volver a mi tierra natal, y desde luego, después de seis meses fue una sensación indescriptible.

Los primeros días estaba embobada, levitando más que andando y con una sonrisa de gilipollas que no conseguía borrar de mi rostro. Como dicen algunos “estaba más a gusto que en brazos”. Y no es que ahora no lo esté (lo estoy), lo que pasa es que el fresquito este me está jorobando un poco.

Me había malacostumbrado a ponerme unas chanclas y casi lo primero que pillaba en el armario, y al llegar aquí no solo tengo que ir con zapato cerrado y más capas que una cebolla, sino que además me tengo que preocupar de si lo que llevo está “in” o “out” y desde luego, por las caras de la gente, tiro más a lo segundo. Lo cual es una excusa perfecta para ir de compras, no te creas.

Sé que si tuviera un poco más de tiempo para aburrirme habría empezado echar algunas cosas de menos, como el ajetreo y el colorido de la India, pero lo cierto es que estoy echando de más. Estoy súper contenta y de momento solo añoro a las personitas que tengo por allí (a Víctor en especial) y el tiempazo que estaba haciendo por allí últimamente.

Como suele suceder, al volver me he dado cuenta de que no ha habido cambios muy bruscos en mi vida social, pues los que son mis amigos siguen siéndolo y a los que caía mal les sigo cayendo mal. No, en serio, tengo grandes amigos, y prueba de ello es el concurso de blogs de “20 minutos” 🙂 Estoy la séptima con 105 votos (con registro) y todo gracias a esa gente (entre la que estaréis muchos de vosotros), a lo “chachi” que es este blog y a lo pesada que soy, que también. Como me decía uno de los fieles seguidores de “La vida de Picu” soy muy “Pesarelli” , qué vamos a hacerle.

Eso sí, al volver he confirmado que el tiempo pasa para todos, y al igual que a la gente de mi quinta nos está cayendo la treintena, uno de mis abuelos ya ha cumplido noventa. Tres veces lo vivido. ¿Qué os parece? Por eso os doy un consejo, si tenéis abuelos, disfrutad de su compañía, que el tiempo corre. Yo tengo la suerte de tener a los cuatro y la verdad es que ojalá llegue a la edad de ellos así de fantástica. ¡Ya veremos!

 

De momento el día ocho de Marzo hemos planeado un grupo de amigas disfrazarnos de “abuelas”. Pero no de abuelas en bata y rulos, de abuelas en domingo. Ya os pasaré las fotos para que me veáis. ¿Seré así dentro de cincuenta años?

Aperitivos, comidas, cenas…Podría decir que no he desperdiciado casi ninguna hora del día para quedar, desde que he llegado. ¡Y qué gusto si entre medio de una conversación hay una cervecita y unas aceitunas! Cómo echaba de menos esas tonterías.

Solo 8 días aquí y hasta me he enamorado. ¡Pero no seáis mal pensados!(Víctor, respira). Es que por fin he conocido a mi sobrinita Julia. ¡Es tan mona y tan buena! Me la quería traer a Valencia. Qué pena que sus padres vivan en Murcia, en fin…

IMG-20140221-WA0019

Por suerte, en la terreta ya empiezo a tener bebés como para montar una guardería. Que si el hijo de la una, que si la hija de la otra…

IMG-20140225-WA0001 IMG-20140228-WA0001

Pero de momento nada de esto ha conseguido despertar mi instinto maternal. Los treinta son los nuevos veinte, y quiero seguir pasándomelo pipa, viajando y saliendo con mis amigas un tiempecito. Eso sí, la idea de ser tía me encanta y suena genial: Tía Picu.

IMG-20140226-WA0010

Sé que tengo que relajarme y terminar la novela, pero este fin de semana tengo cumple y despedida, y la semana que viene me voy a hacer el “triángulo de oro”. “¿Pero el triángulo de oro no está en la India?”, os estaréis preguntando.

Bueno, es que después de tanto tiempo viviendo allí no es raro que relacione un viaje por “Delhi-Agra-Jaipur” con uno por “Játiva-Alcoy-Albacete”. Triángulo es, al fin y al cabo. Y por la familia, lo que “fasa falta” (haga falta).

Solo espero que cuando vuelva el jueves que viene de mi escapada, Valencia me reciba con un solazo. ¿Es mucho pedir querer ir a la mascletá en manga corta?

¡Qué paséis un buen fin de semana! 🙂

PD: Si no me has votado, allá con tu conciencia (¡Vótame! ¡Vótame! ¡Vótame!…) 

Anuncios

4 comentarios to “HOGAR, DULCE (Y FRIO) HOGAR”

  1. Nacho febrero 28, 2014 a 5:23 pm #

    Deseando abuela power

  2. Paola marzo 14, 2014 a 7:05 pm #

    me ha encantado lo del triángulo Xátiva- Alcoy- Albacete!! jajaja. Disfruta de la terreta, del olor a pólvora y sobre todo de la comida!! cómo la echo de menos! (Paola, la de Alcoy).

    • laurapicu marzo 17, 2014 a 11:50 am #

      jajajaj ¡Sí! la verdad es que lo estoy haciendo, no me puedo quejar. Al final estar con visado de turista es la excusa perfecta para volver cada seis meses y tirarme por aquí una temporadita. ¡La terreta es lo más! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: