ME DEJARON VOLVER

9 Abr

Aunque me resultó difícil, parece ser que finalmente engañé a la embajada para que me permitiesen regresar a la India y así, a través de la vida de pi(q), seguir atentando contra la integridad del país al desgranaros la idiosincrasia de sus gentes.

Sin entretenerme mucho os confesaré que los últimos días en Valencia fueron increíbles: almuerzos, comidas, cenas, cumples y despedidas.

1382404_10202150730144542_996353537_n10155342_10202153162405347_405456774_n (1)

IMG-20140329-WA0003

IMG-20140401-WA0004

Que poco me gusta decir adiós, pero que necesario es cuando abandonas un lugar. En cualquier caso me quedo tranquila al pensar que mi marcha supone un ansiado descanso para aquellas amigas a quienes no he dejado quedarse en casa ni un solo día desde mi llegada.

¡Ah! y aunque nos costó organizarnos , al final hicimos la foto de primos que teníamos pendiente. Abajo tenéis el resultado. No está mal, ¿verdad?

IMG-20140328-WA0002

En Madrid apenas pude estar tres días, por lo que participé en reencuentros que horas más tarde acabaron en despedidas. Es lo que ocurre cuando tienes tan poco tiempo para dividirte entre obligaciones ( gestiones del visado, compras…) familia política, amigos y compañeros del trabajo.

20140402_222022

10169452_10152278324650255_908494922_n

10154278_10152069463877087_1546971484_n

20140404_173151

En cualquier caso, y a pesar del estrés, han sido unos días increíbles cargados de anécdotas para volver a India con aún más energía de la que traía de Valencia.

A Chennai llegué el domingo a las 8:30 de la mañana con una mano delante y otra detrás. Y digo esto, porque después de una hora esperando la maleta estando ya al borde de la desesperación, decidí preguntar a un empleado, quien después de chequearlo me informó de que no iba en el mismo vuelo.

Con todo lo que he viajado y para una vez que facturo algo de valor que además no me pertenecía (un portátil nuevo que me habían encargado), y que por comodidad había rechazado transportar en la maleta de mano, no me llega el equipaje. El colmo de los colmos.

Así que os podéis imaginar cómo me sentía. No llevaba ni una hora en este país y ya estaba comenzando a perder la paciencia.

Lo más preocupante es que no había declarado ni comida ni ordenadores, y al reclamar la maleta tenía que valorar su contenido, por lo que tuve que confesar como una bellaca todo lo que llevaba en el interior, aun a riesgo de que se quedaran con parte de mi cargamento o me hiciesen pagar algún impuesto.

A pesar del tiempo que perdí rellenando a mano infinidad de documentos con calco (que a día de hoy sigue siendo el modus operandi para la mayoría de gestiones en la India), de hacer a Guillermo (el dueño del portátil) pasar las peores horas de su vida, y del inconveniente que en general supone el no tener tus pertenencias, aún tengo que dar gracias de la suerte que tuve, pues un día después me llegó la maleta intacta.

20140407_160555

Por lo demás, incluso a pesar de que el calor es insoportable, he tenido un buen comienzo de semana. He empezado a escribir (cobrando) para una agencia llamada “Sociedad Geográfica de las Indias”, he vuelto a hacer deporte y me he reencontrado con algunos amigos. Y todo esto, teniendo además por fin a Victor a mi vera, me hace estar felicísima.

Además estamos planeando un par de escapadas para los próximos fines de semana aprovechando que hay un par de puentes. De momento barajamos Kuala Lumpur (Malasia) y Goa ( de nuevo). Ya os iré informando en próximos posts.

¡Gracias por leerme! 🙂

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: