EL DIABLO SE VISTE DE PRADA…EN KUALA LUMPUR

17 Abr

Cuesta menos viajar a Malasia y llevarte un Prada de imitación, que comprarte uno auténtico. Es más, cuesta menos pasar una semana en Malasia en pensión completa y llevarte no uno, si no diez Pradas (por decir un número), que comprarte uno original.

Así que si de verdad sigues prefiriendo ahorrarte el desplazamiento y gastarte ese dineral en un bolso que va a pasar de moda antes de que te lo hayas puesto, es que eres o muy tonta o demasiado pija.

Pero para gustos los colores. Y que siga siendo así. Porque era una gozada pasear por las calles del China Town de la capital malaya. ¡Qué tranquilidad! Y en cuanto al regateo, nada que ver con Bangkok, desde luego. Las imitaciones igual no son de tanta calidad, pero se pueden sacar por mejor precio, y los vendedores son mucho más amables.

Por lo que respecta al resto de la ciudad, lo cierto es que en Kuala Lumpur no hay mucho para visitar. Sin embargo, es una ciudad ideal a la que escaparse un fin de semana si vives en la India.

Si hubiésemos tenido tiempo habríamos visitado las playas, pero apenas contábamos con un par de días, así que fuimos únicamente a conocer la capital.

El viaje se nos hizo un poco largo, la verdad. El vuelo salía a las 9:30 del sábado, por lo que tuvimos que madrugar muchísimo para estar a tiempo. Y después de cuatro horas de avión, más una hora de bus y metro desde el aeropuerto, más dos horas y media de diferencia, nos plantamos en el centro de KL a las 18:00 de la tarde.

Al salir del metro estaba lloviendo, por lo que decidimos hacer tiempo en un Starbucks y no llegamos al hotel hasta pasadas las siete de la tarde.

No obstante, al llegar a la planta veinte del hotel “The Zone” y entrar en la habitación, descubrimos que nuestra suerte había cambiado. De hecho he estado en casas más pequeñas que aquella habitación. Pero sin duda, lo mejor no era lo espacioso o confortable que resultase el cuarto, si no las vistas que tenía a las torres Petronas ¡Increíble!

 

IMAG0032

Por la noche salimos por ahí y después de coger un taxi hasta la zona más concurrida de la ciudad, descubrimos una calle repleta de terrazas. Así que decidimos quedarnos allí y disfrutar de una estupenda cena china acompañada de un par de litros de Tiger, mientras observábamos el ajetreo de la calle al compás de la música que ofrecían algunos artistas ambulantes.

20140412_225234 20140412_230405

Al día siguiente, aunque la intención era levantarse a las seis de la mañana para subir a las Petronas, (ya que si no haces cola de buena mañana es imposible conseguir entrada) nos dejamos sucumbir por el cansancio y por lo a gusto que estábamos en la cama. Así que apagamos el despertador para disfrutar de tres horas a más de sueño.

Y no nos arrepentimos, la verdad. El día anterior ya habíamos madrugado, y ese preferíamos tomárnoslo con calma. Así que no sólo nos ahorramos una cola y un madrugón, si no que en compensación pudimos disfrutar de un tranquilo desayuno.

Después decidimos pasarnos por las Petronas a ver si teníamos alguna posibilidad, pero estaban vendiendo entradas para el martes, y nosotros sólo íbamos a estar hasta el lunes por la noche.

20140413_124303

Por lo que desde allí fuimos paseando a ver la torre Menara, y de camino, víctimas del intenso calor que azotaba la ciudad, decidimos comprar un par de tickets para visitar la ciudad en el bus turístico.

20140413_125419

Esto es algo a lo que sólo recurrimos en determinadas circunstancias que siempre suelen ir relacionadas con el tiempo: Frío, lluvia o calor, como en esta ocasión.

El caso es que no nos arrepentimos, ya que el resto del día nos lo pasamos en el Hop-on Hop off, nombre que además nos hizo bastante gracia, y aún sigue repitiendo el incansable Victor.

20140413_131213

Con el bus pudimos ver lo más interesante de la ciudad, hasta que presas del agotamiento decidimos hacer un “hop off” al lado del hotel.

IMAG0041

Después de relajarnos un rato, alrededor de las nueve fuimos para China Town, donde además de cenar, hicimos todas las compras que pensamos que nuestras maletas de mano iban a permitir llevar en su interior.

Víctor se llevó unas zapatillas Vans, zapatos Timberland, un par de polos de Fred Perry y una cartera. Y yo, por mi parte bolsos de Prada, Céline y Long Champ y gafas Gucci. Todo “fake” por supuesto, pero de marca, al fin y al cabo. Eso sí, a Víctor ya se le ha caído la etiqueta de Vans de una de sus zapatillas. Por lo que a ver cuanto tarda mi bolso de Prada en que se le caiga una letra y acabe siendo un Rada (como uno que vi) jajaja.

20140417_192706

El lunes, después del check-out, nos fuimos de excursión a las “Batu Caves”. Un santuario hinduista situado en una colina y compuesto por cuevas y templos dedicados al dios Murugan. Está a tan sólo media hora de la ciudad, y lo cierto es que nos dejó con la boca abierta.

20140414_135349

Tras subir las escaleras para visitar el interior de la cueva, hacernos unas cuantas fotos y alimentar a las gigantescas carpas que habitaban en el estanque, regresamos a la ciudad.

20140414_125521

En general KL está bien. Una mezcla entre Singapur y Bangkok, aunque se quede en el intento de parecerse a cualquiera de estas, pues carece de la armonía de la primera y de los atractivos turísticos de la segunda.

Pero si me invitaran a volver, lo haría. Y si alguna vez en mi vida estoy en la tesitura de gastarme más de mil euros en un bolso de marca, me acordaré de este post y espero, para entonces, seguir pensando igual. Pues viajar es de las pocas cosas que te cuesta dinero pero te hace más rico.

¡Un abrazo chicos, y felices pascuas!

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: