B&B

8 May

Básicamente (por empezar también con la segunda letra del abecedario) se podría decir que fuimos a España para un bautizo y una boda. Pues aunque también hubo comidas, cenas e incluso una escapada a Valencia de 24 horas, fue por estas dos B´s por lo que regresamos a nuestra querida y añorada patria.

Lo cierto es que, como sabéis yo había estado hacía poco, pero daba gusto ver la ilusión en los ojos de Víctor desde que bajó del avión hasta que volvió a subirse en él para volver.

Diez meses sin regresar, aunque pasen rápido, son muchos meses. Además no había tenido aún el placer de conocer a su sobrina, así que fue enternecedor verle cogerla entre sus brazos por primera vez.

El bautizo se celebró la mañana después de nuestra llegada a Madrid. La ceremonia, tuvo lugar en las Irlandesas (colegio al que fueron Víctor y su hermana) y tras ésta nos trasladamos ambas familias (ya que a Julia la bautizaban junto con su prima Claudia) al club de tenis de la Moraleja, donde pudimos disfrutar de un delicioso coctel y de un día fantástico en un entorno bastante agradable.

IMG_0370 IMG_0384

Por su parte, la Boda, que tuvo lugar en Tenerife, no la puedo resumir en un solo párrafo ya que se estiró como un chicle durante 4 días.

Algunos llegaron una semana antes aprovechando el viaje para poder disfrutar de las playas, otros unos días antes para subir al Teide, y la mayoría de nosotros fuimos llegando de manera escalonada durante el jueves, día en que se celebraba la pre-boda.

El hotel Mencey, que habían recomendado los novios para disfrutar de la estancia en Santa Cruz, y en el que estaban alojados todos nuestros amigos, era increíble. Del hotel Taburiente (el nuestro), al que fuimos por ahorrarnos unos eurillos, aunque estaba bastante bien, casi no puedo opinar ya que hasta el último día no supe del jacuzzi que había en la terraza a la que jamás llegamos a asomarnos. Error nuestro. La próxima vez modificaré los costes en el excell de Victor para ir a donde vaya todo el mundo.

La fiesta de aquella noche fue alucinante. Tuvo lugar en una especie de palacete a escasos minutos del hotel, en cuya puerta nos esperaban los novios, para darnos la bienvenida a todos y continuar la velada en el jardín.

Calculo que sólo en la pre-boda ya seríamos más de doscientas cincuenta personas. Yo que iba arreglada, descubrí al llegar que la gente me superaba con creces, cosa que tampoco era difícil y que para nada me importó, pues me veía muy mona con mi nueva faldita, pero me hizo preguntarme: “Si la gente viene así a la preboda, ¿cómo irá a la boda?.

Captura de pantalla 2014-05-08 a la(s) 13.11.06 IMG_0427

Aun así, como suele ocurrir, el postureo duró las primeras horas y al final de la noche ya estábamos todas o casi todas a la misma altura, pues para entonces ya nos habíamos quitados los tacones, los modales y la vergüenza.

A las siete de la mañana y después de meternos entre pecho y espalda un ingente desayuno del buffet del hotel, nos fuimos a dormir.

Por la mañana los pies cansados de las chicas daban para poco más que para moverse desde la piscina del hotel hasta un bar cercano. Así que a las cinco de la tarde, y mientras recordábamos las anécdotas del día anterior, nos tomamos unas tapas y empezamos de nuevo con el “bebercio”.

IMG-20140502-WA0009

Aclaradas las lagunas, resultó ser que la noche anterior había estado repleta de anécdotas, aunque desde luego estuvo caracterizada por caídas. A consecuencia de ello salieron a la luz moratones, dolores en el coxis…¡Estábamos buenas!

Y el resto de tarde y hasta la noche lo pasamos en el hotel de nuestros amigos. Unos durmiendo la siesta, otros bañándose y otros bebiendo copas mientras solucionaban el mundo e inventando cosas tan útiles como una app para eliminar a indeseables. ¡Cosas de borrachos!

IMG-20140506-WA0010

Por la noche tuvimos otra macrocena bastante tranquila y después de dejarnos caer por el casino, fuimos a descansar, ya que para que empezase el gran día apenas quedaban siete horas.

20140503_010000

Me levanté tras arañar minutos al despertador y después de otro delicioso desayuno me dirigí con la caja de la pamela (o como muchos decían, de ensaimadas) a una peluquería llamada “Cool” donde me la coolaron bien colada. Pues no sólo me atendieron tarde estando a punto de perder “la guagua” (bus) que nos llevaba a la iglesia, si no que me hicieron un horrible “recogido” por el que me cobraron 65 euros y con el que no me cabía la pamela. ¡Para haberlos matado!

Sin embargo no tenía tiempo ni para discutir, así que como si de una gincana se tratase salí de la peluquería disparada al hotel para vestirme y pintarme en los últimos quince minutos que me quedaban.

Al fin llegamos al bus y tras unos ajustes en el recogido, pude lucir la preciosa pamela que mi cuñada me había hecho en su atelier ( elatelierdecristina.com)

IMG_0623

Eso sí, ni queriendo pude sacar buenas fotos durante la ceremonia debido a la poca visibilidad, y no fue hasta que cogió una amiga la cámara cuando empezamos a tener un buen reportaje de la boda.

Los novios estaban guapísimos aunque destacaría a Ana, quien supo con un sencillo vestido, dejar a todo el mundo con la boca abierta.

IMG_0525

El convite, por su parte, tuvo lugar en una preciosa finca frente al mar. Y como ocurrió en la pre-boda, después del postureo que en este caso venía representado en tocados y tacones, llegó el baile con el que dejamos a la altura del betún nuestro glamour y dimos de nuevo rienda suelta a nuestro desparpajo y habilidades danzarinas.

IMG-20140504-WA0005

 

IMG_0685

Pero antes del baile he de destacar que tuvimos un papel importante en la boda, no solo porque Víctor fuese testigo, si no porque nos dieron el ramo. Así que todo el mundo pensó que teníamos ya fecha de boda y entre los casi trescientos cincuenta invitados ya no pasamos desapercibidos, siendo también objeto de felicitaciones.

IMG_0640

La celebración fue muy divertida, y lo triste es que todo acabase y que al día siguiente comenzasen las despedidas.

Comimos la mayoría de los amigos juntos, y por la tarde antes de cenar con los ya marido y mujer Nacho y Ana y con un par de parejas más, visitamos las Teresitas, pues me parecía demasiado grave volver de Tenerife sin haber pisado la playa.

IMG-20140506-WA0009

IMG-20140504-WA0057

El lunes regresamos a la península y el martes ya desde Madrid cogimos el avión de vuelta para Chennai. Desde entonces ya han pasado más de 24 horas y todavía sigo agotada, no sé si por todo el ajetreo que hemos llevado en estas últimas semanas o por el insoportable calor que gobierna en esta ciudad.

En cualquier caso, son habas contadas. Nuestra estancia en Chennai llega a su fin, y con ella la vidadepicu. Pero no me pondré melancólica que aún os daré la brasa con unos cuantos post.

Hasta la semana que viene, amigos 🙂

 

Anuncios

EN ABRIL GRADOS MIL

25 Abr

Como ya os dije el año pasado por estas fechas no empieza ni mucho menos la primavera, si no el asfixiante verano.

El calor es sofocante en esta época, hasta el punto de que cierran ya algunos colegios y no vuelven a abrirlos hasta que en Junio comience el nuevo curso.

Así que debido a esto, y al ya confirmado hecho de que a mitad de Junio dejamos el país, me despido del HUS para siempre aunque no descarto pasar a visitar a los alumnos aunque no sea ya en calidad de profesora.

Con toda seguridad nos vamos a Alemania, donde Victor se embarca en una nuevo proyecto profesional dentro de su misma empresa, Mercedes, y donde a mi se me abre un nuevo escenario donde poder llevar a cabo mis nuevos proyectos. Quizá un nuevo libro, quien sabe.

De momento estoy bastante centrada en mi carrera de escritora/redactora, y he empezado a colaborar como freelance escribiendo en el blog de un par de empresas. Pero ni siquiera uniendo el total de salario mensual por ambas colaboraciones puedo llegar a pagarme mis caprichos. Pero por algo se empieza, ¿no creéis?

Y además de estar escribiendo y dándole al coco en estos días, he vivido las votaciones de Tamil Nadu para primer Ministro de la India. De algún modo, y aunque sólo como mera espectadora, he podido ser partícipe de la Historia de este país, así que lo compartiré con vosotros.

Al margen de que este sea un lugar con una desmesurada corrupción política, donde el menor de los males es que los candidatos a la presidencia compren sus votos con alcohol y dinero, me veo obligada a opinar a cerca del sistema de votación, el cual no es rudimentario, si no lo siguiente.

No sólo no se hacen las votaciones al mismo tiempo desde todas las provincias, si no que además tardan alrededor de un mes en hacer el recuento de los votos. Y lo más fuerte: a los votantes les marcan con tinta el dedo para que no puedan volver a votar (Palabrita del niño Jesús). No sea que se les ocurriese  a alguien hacer trampa, porque claro, lo de lavarse las mano ni siquiera se lo han planteado, ¿verdad?

Desde luego creo que hacen falta muchos años para que India se actualice y no sé si alguno de los dos políticos que aspiran al gobierno será capaz de hacer algo por el bien de este país.

¿El BJP liderado por Modi o INC con Rahul Gandhi?

Todos se preguntan quién ganara. El primero es un buen speaker con mucho carisma y no hace más que hablar de progreso, pero es un ultranacionalista hindú y se le acusa de haber estado relacionado con las muertes de un grupo de musulmanes.

Si gana Modi quizá la India se abra a la comercialización con otros países y mejore su economía. ¿Pero qué hay de las minorías étnicas? ¿podrán seguir profesando su religión los católicos o musulmanes?

Por otro lado si Rahul Gandhi, heredero de la dinastía Nehru-Gandhi es el ganador. ¿Será capaz de levantar el país? parece joven e inexperto y no muestra empatía con los pobres. Y de ser elegido, ¿lo asesinarán? Su abuela y su padre fueron asesinados, ¿tendrá él la misma suerte?

Desde luego es todo es una incógnita. Así que de momento no nos queda otra cosa que esperar a ver los resultados.

A parte de esto que os he contado, y de mis pinitos como escritora, durante estos veinte días que he estado por aquí también he tenido tiempo de:

-Visitar el orfanato y hacer la donación de Abril

10171075_312430355548449_4750416583595335133_n

-Celebrar el cumple de Víctor

20140416_224121 (1)

-Disfrutar de un fin de semana en Goa con nuestros amigos

IMG-20140419-WA0013

-Arreglarme la boca en una clínica dental y sobrevivir para contarlo

20140424_115924 (1)

 

En los próximos días tenemos un bautizo y una boda, por lo que volvemos a España y en poco más de diez días vamos a estar en Madrid, Valencia y Tenerife. ¡Comienza la gira!

A la vuelta os pongo al corriente de todo.

¡Saludos desde Chennai!

 

 

EL DIABLO SE VISTE DE PRADA…EN KUALA LUMPUR

17 Abr

Cuesta menos viajar a Malasia y llevarte un Prada de imitación, que comprarte uno auténtico. Es más, cuesta menos pasar una semana en Malasia en pensión completa y llevarte no uno, si no diez Pradas (por decir un número), que comprarte uno original.

Así que si de verdad sigues prefiriendo ahorrarte el desplazamiento y gastarte ese dineral en un bolso que va a pasar de moda antes de que te lo hayas puesto, es que eres o muy tonta o demasiado pija.

Pero para gustos los colores. Y que siga siendo así. Porque era una gozada pasear por las calles del China Town de la capital malaya. ¡Qué tranquilidad! Y en cuanto al regateo, nada que ver con Bangkok, desde luego. Las imitaciones igual no son de tanta calidad, pero se pueden sacar por mejor precio, y los vendedores son mucho más amables.

Por lo que respecta al resto de la ciudad, lo cierto es que en Kuala Lumpur no hay mucho para visitar. Sin embargo, es una ciudad ideal a la que escaparse un fin de semana si vives en la India.

Si hubiésemos tenido tiempo habríamos visitado las playas, pero apenas contábamos con un par de días, así que fuimos únicamente a conocer la capital.

El viaje se nos hizo un poco largo, la verdad. El vuelo salía a las 9:30 del sábado, por lo que tuvimos que madrugar muchísimo para estar a tiempo. Y después de cuatro horas de avión, más una hora de bus y metro desde el aeropuerto, más dos horas y media de diferencia, nos plantamos en el centro de KL a las 18:00 de la tarde.

Al salir del metro estaba lloviendo, por lo que decidimos hacer tiempo en un Starbucks y no llegamos al hotel hasta pasadas las siete de la tarde.

No obstante, al llegar a la planta veinte del hotel “The Zone” y entrar en la habitación, descubrimos que nuestra suerte había cambiado. De hecho he estado en casas más pequeñas que aquella habitación. Pero sin duda, lo mejor no era lo espacioso o confortable que resultase el cuarto, si no las vistas que tenía a las torres Petronas ¡Increíble!

 

IMAG0032

Por la noche salimos por ahí y después de coger un taxi hasta la zona más concurrida de la ciudad, descubrimos una calle repleta de terrazas. Así que decidimos quedarnos allí y disfrutar de una estupenda cena china acompañada de un par de litros de Tiger, mientras observábamos el ajetreo de la calle al compás de la música que ofrecían algunos artistas ambulantes.

20140412_225234 20140412_230405

Al día siguiente, aunque la intención era levantarse a las seis de la mañana para subir a las Petronas, (ya que si no haces cola de buena mañana es imposible conseguir entrada) nos dejamos sucumbir por el cansancio y por lo a gusto que estábamos en la cama. Así que apagamos el despertador para disfrutar de tres horas a más de sueño.

Y no nos arrepentimos, la verdad. El día anterior ya habíamos madrugado, y ese preferíamos tomárnoslo con calma. Así que no sólo nos ahorramos una cola y un madrugón, si no que en compensación pudimos disfrutar de un tranquilo desayuno.

Después decidimos pasarnos por las Petronas a ver si teníamos alguna posibilidad, pero estaban vendiendo entradas para el martes, y nosotros sólo íbamos a estar hasta el lunes por la noche.

20140413_124303

Por lo que desde allí fuimos paseando a ver la torre Menara, y de camino, víctimas del intenso calor que azotaba la ciudad, decidimos comprar un par de tickets para visitar la ciudad en el bus turístico.

20140413_125419

Esto es algo a lo que sólo recurrimos en determinadas circunstancias que siempre suelen ir relacionadas con el tiempo: Frío, lluvia o calor, como en esta ocasión.

El caso es que no nos arrepentimos, ya que el resto del día nos lo pasamos en el Hop-on Hop off, nombre que además nos hizo bastante gracia, y aún sigue repitiendo el incansable Victor.

20140413_131213

Con el bus pudimos ver lo más interesante de la ciudad, hasta que presas del agotamiento decidimos hacer un “hop off” al lado del hotel.

IMAG0041

Después de relajarnos un rato, alrededor de las nueve fuimos para China Town, donde además de cenar, hicimos todas las compras que pensamos que nuestras maletas de mano iban a permitir llevar en su interior.

Víctor se llevó unas zapatillas Vans, zapatos Timberland, un par de polos de Fred Perry y una cartera. Y yo, por mi parte bolsos de Prada, Céline y Long Champ y gafas Gucci. Todo “fake” por supuesto, pero de marca, al fin y al cabo. Eso sí, a Víctor ya se le ha caído la etiqueta de Vans de una de sus zapatillas. Por lo que a ver cuanto tarda mi bolso de Prada en que se le caiga una letra y acabe siendo un Rada (como uno que vi) jajaja.

20140417_192706

El lunes, después del check-out, nos fuimos de excursión a las “Batu Caves”. Un santuario hinduista situado en una colina y compuesto por cuevas y templos dedicados al dios Murugan. Está a tan sólo media hora de la ciudad, y lo cierto es que nos dejó con la boca abierta.

20140414_135349

Tras subir las escaleras para visitar el interior de la cueva, hacernos unas cuantas fotos y alimentar a las gigantescas carpas que habitaban en el estanque, regresamos a la ciudad.

20140414_125521

En general KL está bien. Una mezcla entre Singapur y Bangkok, aunque se quede en el intento de parecerse a cualquiera de estas, pues carece de la armonía de la primera y de los atractivos turísticos de la segunda.

Pero si me invitaran a volver, lo haría. Y si alguna vez en mi vida estoy en la tesitura de gastarme más de mil euros en un bolso de marca, me acordaré de este post y espero, para entonces, seguir pensando igual. Pues viajar es de las pocas cosas que te cuesta dinero pero te hace más rico.

¡Un abrazo chicos, y felices pascuas!

 

 

 

ME DEJARON VOLVER

9 Abr

Aunque me resultó difícil, parece ser que finalmente engañé a la embajada para que me permitiesen regresar a la India y así, a través de la vida de pi(q), seguir atentando contra la integridad del país al desgranaros la idiosincrasia de sus gentes.

Sin entretenerme mucho os confesaré que los últimos días en Valencia fueron increíbles: almuerzos, comidas, cenas, cumples y despedidas.

1382404_10202150730144542_996353537_n10155342_10202153162405347_405456774_n (1)

IMG-20140329-WA0003

IMG-20140401-WA0004

Que poco me gusta decir adiós, pero que necesario es cuando abandonas un lugar. En cualquier caso me quedo tranquila al pensar que mi marcha supone un ansiado descanso para aquellas amigas a quienes no he dejado quedarse en casa ni un solo día desde mi llegada.

¡Ah! y aunque nos costó organizarnos , al final hicimos la foto de primos que teníamos pendiente. Abajo tenéis el resultado. No está mal, ¿verdad?

IMG-20140328-WA0002

En Madrid apenas pude estar tres días, por lo que participé en reencuentros que horas más tarde acabaron en despedidas. Es lo que ocurre cuando tienes tan poco tiempo para dividirte entre obligaciones ( gestiones del visado, compras…) familia política, amigos y compañeros del trabajo.

20140402_222022

10169452_10152278324650255_908494922_n

10154278_10152069463877087_1546971484_n

20140404_173151

En cualquier caso, y a pesar del estrés, han sido unos días increíbles cargados de anécdotas para volver a India con aún más energía de la que traía de Valencia.

A Chennai llegué el domingo a las 8:30 de la mañana con una mano delante y otra detrás. Y digo esto, porque después de una hora esperando la maleta estando ya al borde de la desesperación, decidí preguntar a un empleado, quien después de chequearlo me informó de que no iba en el mismo vuelo.

Con todo lo que he viajado y para una vez que facturo algo de valor que además no me pertenecía (un portátil nuevo que me habían encargado), y que por comodidad había rechazado transportar en la maleta de mano, no me llega el equipaje. El colmo de los colmos.

Así que os podéis imaginar cómo me sentía. No llevaba ni una hora en este país y ya estaba comenzando a perder la paciencia.

Lo más preocupante es que no había declarado ni comida ni ordenadores, y al reclamar la maleta tenía que valorar su contenido, por lo que tuve que confesar como una bellaca todo lo que llevaba en el interior, aun a riesgo de que se quedaran con parte de mi cargamento o me hiciesen pagar algún impuesto.

A pesar del tiempo que perdí rellenando a mano infinidad de documentos con calco (que a día de hoy sigue siendo el modus operandi para la mayoría de gestiones en la India), de hacer a Guillermo (el dueño del portátil) pasar las peores horas de su vida, y del inconveniente que en general supone el no tener tus pertenencias, aún tengo que dar gracias de la suerte que tuve, pues un día después me llegó la maleta intacta.

20140407_160555

Por lo demás, incluso a pesar de que el calor es insoportable, he tenido un buen comienzo de semana. He empezado a escribir (cobrando) para una agencia llamada “Sociedad Geográfica de las Indias”, he vuelto a hacer deporte y me he reencontrado con algunos amigos. Y todo esto, teniendo además por fin a Victor a mi vera, me hace estar felicísima.

Además estamos planeando un par de escapadas para los próximos fines de semana aprovechando que hay un par de puentes. De momento barajamos Kuala Lumpur (Malasia) y Goa ( de nuevo). Ya os iré informando en próximos posts.

¡Gracias por leerme! 🙂

 

 

 

 

Y QUEMAMOS VALENCIA

28 Mar

Como cada año después de la tradicional comida del día de San José , en la que nos reunimos los Roig en honor a mi abuelo Pepe y a mi tío Jose Vicente, se quemaron las fallas.

IMG-20140321-WA0006 (Selfie de los Roig)

No es una cosa consecuencia de la otra, y ni siquiera es consecutivo en el tiempo, pues no es hasta la noche cuando empiezan a arder las primeras figuras.

No me podía despedir de las fallas sin haberlas visto montadas. Me parecía una aberración, y más teniendo en cuenta que estoy aquí sin oficio ni beneficio y con todo el tiempo del mundo.

Pero aunque tiempo tuve, los días anteriores los aproveché haciendo de todo menos turismo fallero:

-Una comida  en Gandía…con final feliz. Y digo esto porque la hija de mi amiga se llenó literalmente de caquita hasta la cabeza.

-Barbacoa en casa. En la cual me vi por un momento al filo de la muerte a causa de un petardo (muy típico también en estos días). Humo en las fosas nasales, picor en la pierna y un pitido en el oído dejaron que todo quedase en un susto. (Gracias, Ana)

-Verbenas y fiesta. Y como en la canción de Sabina, nos dieron las 10… y yo sin móvil. Por suerte, minutos antes de salir de casa decidí dejar mi Samsung Galaxi II recién liberado , y coger el Sony Experia tipo, en el que tenía mi whatsapp y mi agenda, y junto el cual ya llevaba más de un año batallando. Así que todavía tengo que agradecer que tuviera suerte y no me robaran el que acababa de estrenar. Yo creo que me lo robaron, pero hay quién dice que ese móvil no me lo quitaría nadie. Se me caería del bolso.

Entre unos planes y otros, el día 19 no sabía ni cómo era la falla que había ganado ( el Pilar) y apenas quedaban horas para que se convirtiese en cenizas. Así que me obligué a mi misma a darme una vuelta por al menos las principales fallas antes de que todo acabase y poder así compartir alguna foto con vosotros.

 IMG_0130 IMG_0125

También fuimos a ver el manto de la Virgen, todo compuesto de flores después de que el día anterior miles de faller@s participasen en la ofrenda.

IMG_0175 IMG_0193

Cenamos, y para entonces ya estaban empezando a quemarse algunas fallas, por lo que decidimos ir a ver la de Na Jordana.

IMG_0236

La mañana del 20 de marzo todo estaba ya recogido, y Valencia triste, así que decidí ir a contagiarme de la alegría murciana y visitar a mi preciosa sobrinita.

Fue una escapada rapidísima, y para el viernes noche ya estaba en Valencia otra vez. Sin ánimo alguno de volver a salir de fiesta, no os confundáis.

Aunque como le decía el otro día a una amiga, si el salir hubiese venido a buscarme tampoco lo hubiese rechazado.

Menos mal que esto no ocurrió. Así que fuimos al cine el viernes (¡No os perdáis “8 apellidos vascos!). Y el sábado después de un almuerzo reencuentro con amigas de la carrera, tuvimos cena y Party (juego de mesa) en casa de Bea.

    IMG-20140322-WA0026 (1)   Captura de pantalla 2014-03-28 a la(s) 18.26.59

Y para acabar el fin de semana, comida polaca en casa de mi hermano patrocinada por su suegra… Un fin de semana tranquilo, pero muy completito.

Pero al empezar mi última semana en Valencia, empezaron los problemas.

-Sin visado a estas alturas. Si juntas a un equipo de oligofrénicos (trabajadores de arke) y a los indios de la embajada, es obvio que algo no va a funcionar. Por lo visto ser publicista es una profesión que atenta contra el gobierno indio, y me hicieron firmar un documento de confidencialidad, y pedir un permiso especial a la embajada. ¿Estamos locos? ¿Qué piensan que voy a hacer, escribir en un blog poniéndoles a caer de un burro? Por quién me han tomado…

-Fui al dentista. Y salí peor que había entrado. Por lo visto bajo mi “sonrisa profident” tengo la boquita “echa un cristo”. Así que me esperan muchas visitas de carácter odontológico. Me pasó lo mismo que cuando fui al oculista hará un par de años. Entré sin gafas y salí con ellas. ¡Maldita revisión gratuita! Con lo feliz que se vive en la ignorancia.

Yo no sé si porque los 30 se van acercando cada vez estoy más “tarada”. Mi padre dice que me cuide, que siempre tengo tiempo para todo menos para mi. A ver si le empiezo a hacer un poco de caso cuando vuelva a la India, porque aquí en Valencia, está visto que es imposible.

Después de todo este pedazo de resumen de la vida de picu me despido hasta dentro de un par de semanas. Para entonces espero estar en la India. Fingers crossed.

 

YA HUELE A FALLAS

13 Mar

 Pues sí, no quedan ni dos días para Fallas y Valencia ya está que arde…

Como sabéis, después de un fin de semana apoteósico en el que celebramos el treinta cumpleaños de mi primo, me marché a visitar a mis familiares.

Tres escasos días fuera de casa que se podrían resumir en comer, comer y comer. Y es que no es de extrañar que en este, nuestro país, toda reunión se de en torno a una buena mesa. Costumbre que para los que disfrutamos infinitamente de este placer es bastante agradecido, pues convierte una simple visita en una “escapada gastronómica”.

Sin ir más lejos, y para que entendáis de qué os hablo, en Albacete, además de conocer los entresijos del fútbol local de la mano de otro Picu, desayuné “fritillas” y comí “gazpacho manchego” entre otras delicias.

Al volver del viaje con al menos dos kilos depositados en mis nalgas, Dios o la Fallera Mayor habían oído mis ruegos, y Valencia me esperaba con un solazo increíble. Así que pude ver la mascletá en manga corta. ¡Qué gozada!

IMG-20140308-WA0009

Para los que no hayáis asistido nunca a una, os diré que la mascletá no es solo una composición ruidosa de petardos, es un evento social sin parangón que no te puedes perder si visitas Valencia. Gafas de sol, lata de cerveza y ya te sientes la reina de las fiestas. Además, si te gusta la adrenalina, te encantará el final, ¡es un subidón!

También es interesante que tengas algún amigo fallero para poder acceder a su casal y participar de los diferentes eventos nocturnos. Nosotras, que tenemos a Isis en una falla, no nos lo pensamos dos veces cuando nos invitó a ir disfrazadas a su casal. Planeamos ir de ancianas, pero por unos problemas de última hora acabamos vistiéndonos de hipsters.

Dícese de los jóvenes pertenecientes a una subcultura asociada a la música independiente.

Por si sigues en blanco, te diré cómo reconocer a una víctima del hipsterismo a simple vista: barba poblada o  en su defecto bigote, gafas de pasta, camisa a cuadros, pantalones pitillo y gorro. ¿Creéis que lo logramos? Abajo tenéis el resultado.

IMG-20140308-WA0051

IMG-20140309-WA0011

Pero como dice una amiga, aquella tarde-noche salimos a dar asco. Nos portamos mal, quizá bajo el pretexto de que con esas barbas nadie nos reconocía.

Estoy segura de que mucha gente nos odió, pero fue memorable, y por ello, con ánimo de volverlo a festejar el año que viene y no caiga en el olvido, el día 8 de Marzo es ahora el “Día del Engendrismo Ilustrado”.

IMG-20140309-WA0010

Y a parte de estas salidas nocturnas para el recuerdo, en estos días he podido pasar tiempo con mis amigos y reencontrarme con otros que hacía tiempo no veía. He ido al cine (aunque ninguna película me ha gustado), he ido a ver espectáculos de luces e improvisaciones que me han sorprendido gratamente y hasta he celebrado una comida sorpresa en honor al cumpleaños de mi padre.

Pero lo más importante, y con lo que me he quitado un peso de encima, ha sido el enviar por fin el libro a un corrector profesional. Así que en un mes es muy probable que ya lo pueda colgar en mi blog para que los que queráis os lo descarguéis.

Mañana me voy a Gandía a comer con unas amigas, pero estaré de vuelta en el mismo día para vivir una noche más de Fallas, aunque en realidad “Las Fallas” en sí, no empiecen hasta el sábado. Hasta el 15 no es la “plantá”, que para los que no entendáis esta “distinguida” expresión, viene a ser algo así como la “plantada”. Vamos, el día que ponen oficialmente las fallas.

Como a los de la terreta nos espera una intensa semana de actos y festejos, me despido hasta el día 20, pues para entonces todo habrá ardido (de forma literal) y habrán concluido estas maravillosas fiestas.

Mañana es viernes, ¡ a disfrutar!

HOGAR, DULCE (Y FRIO) HOGAR

28 Feb

IMG-20140221-WA0037

Llevo poco más de una semana en España y ya parece que lleve meses. ¿Cómo he podido hacer tantas cosas en tan poco tiempo? Echo la vista atrás y no me lo explico, la verdad. Tengo la agenda que echa humo, y es que aunque venga por un mes y medio, si no me organizo es imposible ver a todo el mundo y estar en todos los “saraos”. Seguro que los que vivís fuera me entendéis.

Llegué el viernes 19, y aunque esto suene a un patriotismo desmesurado, fue pisar suelo español y una sonrisa me asomó de oreja a oreja. Hasta la voz de los nacionales pidiéndome el pasaporte fue música para mis oídos. Creo que ni siquiera me había planteado el cambio que suponía volver a mi tierra natal, y desde luego, después de seis meses fue una sensación indescriptible.

Los primeros días estaba embobada, levitando más que andando y con una sonrisa de gilipollas que no conseguía borrar de mi rostro. Como dicen algunos “estaba más a gusto que en brazos”. Y no es que ahora no lo esté (lo estoy), lo que pasa es que el fresquito este me está jorobando un poco.

Me había malacostumbrado a ponerme unas chanclas y casi lo primero que pillaba en el armario, y al llegar aquí no solo tengo que ir con zapato cerrado y más capas que una cebolla, sino que además me tengo que preocupar de si lo que llevo está “in” o “out” y desde luego, por las caras de la gente, tiro más a lo segundo. Lo cual es una excusa perfecta para ir de compras, no te creas.

Sé que si tuviera un poco más de tiempo para aburrirme habría empezado echar algunas cosas de menos, como el ajetreo y el colorido de la India, pero lo cierto es que estoy echando de más. Estoy súper contenta y de momento solo añoro a las personitas que tengo por allí (a Víctor en especial) y el tiempazo que estaba haciendo por allí últimamente.

Como suele suceder, al volver me he dado cuenta de que no ha habido cambios muy bruscos en mi vida social, pues los que son mis amigos siguen siéndolo y a los que caía mal les sigo cayendo mal. No, en serio, tengo grandes amigos, y prueba de ello es el concurso de blogs de “20 minutos” 🙂 Estoy la séptima con 105 votos (con registro) y todo gracias a esa gente (entre la que estaréis muchos de vosotros), a lo “chachi” que es este blog y a lo pesada que soy, que también. Como me decía uno de los fieles seguidores de “La vida de Picu” soy muy “Pesarelli” , qué vamos a hacerle.

Eso sí, al volver he confirmado que el tiempo pasa para todos, y al igual que a la gente de mi quinta nos está cayendo la treintena, uno de mis abuelos ya ha cumplido noventa. Tres veces lo vivido. ¿Qué os parece? Por eso os doy un consejo, si tenéis abuelos, disfrutad de su compañía, que el tiempo corre. Yo tengo la suerte de tener a los cuatro y la verdad es que ojalá llegue a la edad de ellos así de fantástica. ¡Ya veremos!

 

De momento el día ocho de Marzo hemos planeado un grupo de amigas disfrazarnos de “abuelas”. Pero no de abuelas en bata y rulos, de abuelas en domingo. Ya os pasaré las fotos para que me veáis. ¿Seré así dentro de cincuenta años?

Aperitivos, comidas, cenas…Podría decir que no he desperdiciado casi ninguna hora del día para quedar, desde que he llegado. ¡Y qué gusto si entre medio de una conversación hay una cervecita y unas aceitunas! Cómo echaba de menos esas tonterías.

Solo 8 días aquí y hasta me he enamorado. ¡Pero no seáis mal pensados!(Víctor, respira). Es que por fin he conocido a mi sobrinita Julia. ¡Es tan mona y tan buena! Me la quería traer a Valencia. Qué pena que sus padres vivan en Murcia, en fin…

IMG-20140221-WA0019

Por suerte, en la terreta ya empiezo a tener bebés como para montar una guardería. Que si el hijo de la una, que si la hija de la otra…

IMG-20140225-WA0001 IMG-20140228-WA0001

Pero de momento nada de esto ha conseguido despertar mi instinto maternal. Los treinta son los nuevos veinte, y quiero seguir pasándomelo pipa, viajando y saliendo con mis amigas un tiempecito. Eso sí, la idea de ser tía me encanta y suena genial: Tía Picu.

IMG-20140226-WA0010

Sé que tengo que relajarme y terminar la novela, pero este fin de semana tengo cumple y despedida, y la semana que viene me voy a hacer el “triángulo de oro”. “¿Pero el triángulo de oro no está en la India?”, os estaréis preguntando.

Bueno, es que después de tanto tiempo viviendo allí no es raro que relacione un viaje por “Delhi-Agra-Jaipur” con uno por “Játiva-Alcoy-Albacete”. Triángulo es, al fin y al cabo. Y por la familia, lo que “fasa falta” (haga falta).

Solo espero que cuando vuelva el jueves que viene de mi escapada, Valencia me reciba con un solazo. ¿Es mucho pedir querer ir a la mascletá en manga corta?

¡Qué paséis un buen fin de semana! 🙂

PD: Si no me has votado, allá con tu conciencia (¡Vótame! ¡Vótame! ¡Vótame!…)